Responder al tema  [ 14 mensajes ] 
Guerra de IFNI 1.957-58. 
Autor Mensaje

Registrado: 2011 10 31, 6:12
Mensajes: 391
Mensaje sin leer Guerra de IFNI 1.957-58.
Esto no solo fue Español. Sinó los que se encargaron de defenderlo fueron muchachos como nosotros, los cuales tambien tuvieron por destino Africa aun que un poquito mas lejos que nosotros. Muchos años han pasado entre ellos y en este caso yo. Pero me siento plenamente identificado con ellos por el hecho de arrancarme de mi cas y mandarme a una tierra extraña la cual tenia que defender. Ifni como Melilla tambien era un trozo de España en Africa.


Link

Link

Link


2011 11 20, 2:39
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen

El 27 de noviembre de 1957, el batallón Castilla, compuesto por 756 hombres, partía por ferrocarril desde Badajoz rumbo a Algeciras y dos días después, el 29 de noviembre, a las tres de la tarde, embarcaban en el buque Ciudad de Oviedo, desembarcando el 1 de diciembre en Las Palmas de Gran Canaria, y días después, el 9 de diciembre, en playa de la Sarga en Villa Cisneros, desde la Corbeta de la Armada Descubierta, tras un viaje bastante movido.
Aquellos jóvenes soldados que apenas habían sido instruidos para lo que iban a enfrentarse, que era una guerra, desde el primer momento, demostraron un alto grado de preparación, de disciplina y un perfecto manejo de las armas. Y dispuestos a dar ejemplo de esa leyenda que campea en los cuarteles: “Todo por la Patria”.


2014 05 12, 1:55
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.

Link
https://youtu.be/i84wWPPeH9s

Guerra de Sidi Ifni 1957 - 1958


2015 04 03, 9:47
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen
Imagen


2015 05 18, 7:32
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer 

Un condecorado de Sidi Ifni se entera de su medalla 56 años después

Los hechos sucedieron en 1958, durante la guerra de Ifni-Sáhara. Julián Duarte Flores, entonces soldado conductor,
integró el contingente de tropas españolas desplazadas al norte de África para defender las posesiones de Ifni, el
Protectorado Sur y el Sáhara Español. Hasta ahí una historia común a la de otros 10.000 soldados españoles.
Pero lo que marca la distinción es que Julián, al término del conflicto, fue condecorado con la Cruz al Mérito Militar con
distintivo rojo. La recompensa le fue concedida al término de la guerra por el entonces Gobernador General del Sáhara,
y ahí permaneció, como una simple anotación en su historial militar, sin que nunca se materializara su entrega.

Imagen

En realidad, Julián jamás tuvo conocimiento de esta medalla hasta hace unos meses.
La curiosidad de su yerno, el teniente Félix Romero, descubrió el olvido. Tras escuchar
mil y una historias de aquella guerra, Félix indagó en el Archivo General Militar de
Guadalajara, y en el historial de Julián figuraba la concesión de la Cruz.

Imagen

La recompensa ha permanecido en el limbo durante más de medio siglo y próximamente
le será impuesta a su protagonista. Se cerrará así el círculo de esta singular historia protagonizada
en dos tiempos por Julián Duarte.

Imagen

Ha pasado el tiempo pero Julián conserva una memoria portentosa. Recuerda que salieron para África
«del cuartel de Canillejas, con un camión y una dotación de 90 balas, un mosquetón checo y ropa de
invierno». Tras una odisea de varios días en el buque Dominé, llegó a Cabo Juby. Allí, en su capital,
Villa Bens, cumplió sus obligaciones como conductor hasta que le evacuaron a El Aaiún. «De patrulla
nos daban una lata de sardinas y una de carne, y un litro de agua. Cuando faltaba la comida, los
legionarios mataban camellos salvajes para comer», recuerda Julián. Los soldados lavaban su ropa con
gasolina por la escasez de agua y cocinaban lo que había sobre la carrocería de los camiones.
Las temperaturas oscilaban entre los 45 y los 50 grados centígrados.

Imagen

Son vicisitudes que se agolpan en su memoria con la misma nitidez que los momentos más dramáticos
vividos en África. Incluido su episodio de heroísmo. «Estábamos en retaguardia. Con los camiones vimos
a paracaidistas españoles que se tiraban de aviones. A algunos les disparaban desde tierra y resultaban
muertos o heridos. Nadie quería ir a por ellos. Así que fuimos voluntarios en cinco camiones para recoger
a los heridos».

Las imágenes de aquello siguen frescas en su mente. También el regreso a casa. En dos barcos hasta
Cádiz, donde abrieron las bocas de riego de par en par para que los soldados pudieran lavarse un poco;
desde ahí, en un tren a Madrid, donde hoy vive para contarnos su historia.


https://ejercitotierra.wordpress.com/20 ... s-despues/


2015 09 02, 5:19
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen
Imagen

ImagenImagen


2016 11 25, 8:25
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
ImagenImagen

Primera acción real de la Brigada Paracaidista : «Operación pañuelo»

«Era un infierno. Veíamos por todos lados fogonazos enemigos, pero el capitán sólo nos gritaba que corriéramos hacia el fuerte»


El 29 de noviembre de 1957, tres años después del primer salto de la Brigada Paracaidista en Murcia, 75 hombres de la séptima compañía de la segunda bandera de ésta fueron lanzados en su primer salto de guerra sobre el fuerte de Tiluin, en Ifni, para ayudar en la defensa de los asediados. Tras caer entre el fuego enemigo, resistieron a la espera de que llegasen refuerzos que los sacaran de un infierno casi olvidado.

Los paracaidistas de la séptima compañía embarcan hacia «un destino incierto». Estaban a punto de entrar en la historia y de cumplir con éxito su misión.

El teniente Antonio Ortiz de Zárate, después de arengar a sus hombres, se gira, firme y seguro, y mirando a los que les despedían, sentencia: «Entraremos en Tzelata o en el cielo». Su sección de la séptima compañía de la segunda bandera de la Brigada Paracaidista se dirigía a liberar ese zoco, en el África Española Occidental, que incluía Ifni y el Sahara. La situación en la zona se había vuelto insostenible. Los constantes ataques de los rebeldes marroquíes sobre las posiciones hasta entonces españolas habían derivado ya en una guerra abierta en la que peligraba gravemente la continuidad de la zona como provincia española. Era el 23 de noviembre de 1957 cuando la sección del teniente Ortiz de Zárate parte con tres camiones, una ambulancia, una sección de ametralladoras y personal de transmisiones y zapadores. Poco antes de llegar a su destino, y tras un viaje lleno de trabas, la sección es recibida por el Ejército de Liberación Marroquí con fuego cruzado intenso, que obliga a Ortiz de Zárate y a sus hombres a parapetarse en un alto. Ante la imposibilidad de alcanzar el objetivo, la sección trata de fortificarse en su posición. El 26 de noviembre, el teniente Antonio Ortiz de Zárate, fruto del acoso al que estaban siendo sometidos, cae mortalmente herido, convirtiéndose en el primer héroe de la Brigada Paracaidista.

Pallás, fundador de la Brigada, acuñó sus gritos:" ¡sobre nosotros! ¡Dios! ¡con nosotros!¡la victoria!¡en nosotros!¡el honor!¡triunfar!¡o morir!"

No muy lejos de allí, dos días después, sus compañeros de la séptima compañía, que recibían noticias de lo que ocurría, se dirigen al capitán Sánchez Duque y le sugieren que deberían ir en ayuda de los hombres de Ortiz de Zárate, que siguen resistiendo. El capitán les niega la petición, y les asegura que se les ha encomendado otra misión.

Desde las primeras horas del 23 de noviembre, el fuerte de Tiluin padece las constantes acometidas de las partidas rebeldes, que se parapetaban en la cercana frontera del Marruecos francés, zona que la aviación española respetaba. La misión es reforzar la guarnición del fuerte a la espera de la llegada de la Agrupación Táctica terrestre.

Primer salto de guerra

A las cinco de la madrugada del 29 de noviembre, los ansiosos setenta y cinco hombres son despertados y se les ordena que se equipen para el combate. El padre Cabrera les invita a confesarse, «porque el final es incierto». Poco después, nerviosos, llegan a los aviones Junkers que les trasladarán a su destino. «Dentro del avión tuvimos que esperar un buen rato, porque tenían que venir de Canarias cinco Heinkels 111, bombarderos a los que familiarmente llamábamos «Pepes», para apoyarnos en el salto», relata Alfredo Prieto Villota, unos de los hombres que esperaban hacinados dentro de los viejos aviones. Comenzaba la «Operación pañuelo», después de que el mando tomara la decisión de realizar el asalto a las diez de la noche del 28 de noviembre.

El ambiente era tenso, «teníamos mucho miedo, pero sabíamos perfectamente dónde nos metíamos. Estábamos entrenados para ello y éramos voluntarios en la Brigada». Hacia las diez de la mañana, los cinco Junkers, con quince hombres cada uno, se dirigen al fuerte de Tiluin, asediado por las mismas fuerzas que seguían azotando a la sección de Ortiz de Zárate. De hecho, camino del fuerte sobrevuelan la zona donde sus compañeros resisten estoicamente a la espera de ayuda, pero pasan de largo. Su misión es otra.

Cerca ya de su objetivo, los Junkers van llegando por turnos. En el primero de ellos, escoltado por dos Heinkels que van «limpiando el terreno» de posibles enemigos con ráfagas de ametralladora, Prieto, dentro de la sección que comandaba el propio capitán Sánchez Duque, espera el turno para saltar.

A doscientos metros del suelo, la altura mínima posible, son lanzados los quince hombres que componían la patrulla. El paracaídas se abre a una altura equivalente a dos pisos, apurando hasta el límite para evitar el posible fuego enemigo. Han caído más lejos de lo previsto. Aunque todos caen fuera del fuerte, como estaba planeado, la primera patrulla se va demasiado lejos. Al tocar suelo, la impresión le pone los pelos de punta a Alfredo Prieto, que por aquel entonces contaba sólo con veinte años. «Aquello era un infierno. Veíamos por todos lados fogonazos enemigos, el ruido era tremendo y el capitán sólo nos decía que corriéramos», relata. «Sólo repetía que había que entrar en el fuerte como fuera. De hecho, otro compañero se puso en tierra para repeler el ataque, pero el capitán le gritó que dejara de disparar y que corriera hacia el fuerte». Corrían por el pedregoso terreno entre las balas de ametralladora del enemigo, bajo el estruendo de los aviones que les habían lanzado y con el único objetivo de alcanzar el fuerte vivos. Milagrosamente, ninguno fue alcanzado. «Sólo tres de los que nos tiramos sufrieron lesiones en los tobillos, con lo que nos tuvimos que repartir su carga y estar pendientes de ellos. A mí me tocaron las cartucheras de uno», recuerda el entonces soldado Prieto.

Cuando ya se acercaban a la ansiada puerta de la fortificación, un oficial sale presuroso del interior y les grita que se detengan. «Salió y nos dijo que entráramos en fila india, porque los alrededores estaban minados. Así que con la ansiedad, las prisas y el fuego enemigo acosándonos, tuvimos que ponernos en fila y entrar con cuidado». Por fin, los setenta y cinco hombres estaban dentro del fuerte. El primer salto de guerra de la Brigada Paracaidista había concluido con éxito. Las dos secciones de la séptima compañía, una escuadra de morteros del 81, un practicante y un sanitario ya estaban en Tiluin.

La resistencia en Tiluin

Pero allí no acababa su cometido. La «Operación pañuelo» tenía como misión reforzar el destacamento de Tiluin, sesenta hombres agotados, para que no cayera en manos del enemigo. El soldado Prieto recuerda que «aquello era agotador. Durante el día prácticamente no se veía al enemigo pero, en cuanto caía la noche, los morteros del 108 de los marroquíes no paraban, y cada vez caían las granadas más cerca».

No había comida ni agua, pero cada cierto tiempo aviones españoles lanzaban paquetes sobre la fortificación. El problema era que tenían que ser lanzados desde una altura suficiente para que el enemigo no pudiese alcanzar los aviones, y siendo el fuerte pequeño, sólo el veinte por ciento de los envíos caían dentro del recinto donde resistían los hombres del capitán Sánchez Duque. «El fuerte estaba lleno de munición esparcida por el suelo recuerda Prieto porque como la lanzaban en cajas desde los aviones, al chocar contra el suelo las cajas, se rompían y teníamos que recoger la munición de cualquier parte».

Por otra parte, mensajes recibidos desde el Estado Mayor insisten en la importancia de recuperar los paracaídas usados, por lo que una sección tiene que volver a salir del fuerte entre el fuego de morteros y ametralladoras para arrastrarlos hasta el recinto. El fuerte de Tiluin resiste durante los días siguientes bajo el incesante fuego de morteros y fusilería. El tres de diciembre, a las diez de la noche, se escucha el cornetín de la VI bandera de la Legión.

Una vez acabado el asedio, los 135 hombres que resistían dentro del fuerte ponen rumbo a Sidi Ifni junto a los legionarios, no sin antes proceder a la voladura del lugar que se había convertido en su infierno personal en los últimos cuatro días. El largo regreso a casa tampoco es un paseo. Sin medios de transporte y con constantes ataques del Ejército de Liberación, los hombres de Tiluin se encuentran en su camino con sus compañeros de la séptima compañía, que el día 2 de diciembre habían sido liberados del cerco que les tenía pendiendo de un hilo desde hacía días. Vuelven sin Ortiz de Zárate, pero la «Operación Netol », ideada para salvar del acoso de las fuerzas rebeldes a ambos grupos se convierte en un éxito.

Tras ellos dejan abandonadas las posiciones que habían defendido con su sangre y su fuerza. Poco después serían cedidas a Marruecos, pero, a partir de aquella fecha, en el Ideario Paracaidista se inscribe la leyenda «¿Legionarios! En Ifni se abrió el libro de vuestra historia».

Aquellos hombres que fueron enviados a Tiluin no pudieron hacer nada por el teniente Antonio Ortiz de Zárate, que desde su heroico acto en Tzelata se convirtió en el ideal paracaidista. El padre Cabrera, capellán de aquellos hombres de Ifni, encontró entre las pertenencias del teniente una oración que decía: «Haz Señor, que mi alma no vacile en el combate y mi corazón no sienta el temblor del miedo», y añadía: «Quise ser el soldado más valiente de mi Ejército, el español más amante de mi Patria. Perdona mi orgullo, Señor».

Tres años antes

Aquella acción de la séptima compañía de la segunda bandera de la Brigada Paracaidista para defender Tiluin fue su primer salto de combate. Previa a este acto, en agosto de 1956, la Brigada interviene en Tiquisit Igurramen, en la misma zona, pero todavía no se considera una acción de guerra propiamente dicha.

Eso sí, el nacimiento de la BRIPAC se remonta a cuatro años antes, a octubre de 1953. En ese momento se crea la primera bandera paracaidista «Roger de Flor» del Ejército de Tierra. Sus componentes reciben el título de Caballeros Legionarios Paracaidistas. Hasta ese momento, sólo un grupo de admirados hombres del Ejército del Aire realizaban saltos de este tipo, algo considerado «cosa de locos».

Una orden reservada del Ministerio del Ejército, dirigido por Agustín Muñoz Grandes, del 17 de octubre de 1953, había dispuesto la creación de ese cuerpo. En el Diario Oficial número 283 del 12 de diciembre de ese año se publicaron los nombres de los seleccionados como integrantes del primer curso de la escuela «Méndez Parada». Al frente de ellos quedaría el comandante Tomás Pallás Sierra, condecorado anteriormente y destinado en la Legión, además de ser el fundador de la Escuela Militar de Montaña en Jaca.

El 10 de enero de 1954 comienza en la Escuela Militar de paracaidistas del Ejército del Aire, en Alcantarilla (Murcia), el primer curso de paracaidistas del Ejército de Tierra. A él asisten un comandante, dos capitanes, siete tenientes, doce sargentos, doce cabos primero, treinta y cuatro cabos segundo, cuatro Caballeros Legionarios Paracaidistas de primera, tres cornetas y ochenta y seis Caballeros Legionarios Paracaidistas, la mayoría de ellos procedentes de la Legión.

El 23 de febrero de ese año, los integrantes de aquel primer curso realizan el primer salto de la recién creada Brigada, constituyéndose esa fecha como la de conmemoración del aniversario de la BRIPAC. Poco después, el dieciocho de marzo se hace entrega de los títulos a los nuevos paracaidistas.


Imagen

http://pinfanosdigital.blogspot.com.es/ ... 2.html?m=1


2016 11 26, 2:41
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen
Imagen

ImagenImagen


2016 11 30, 9:05
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen
subir imagenes
En el año 1957, en el Colegio de Huérfanos de Oficiales del Ejército de Carabanchel Bajo ( Madrid)
se celebró un emotivo acto con ocasión del descubrimiento de una lápida con los nombres de los
antiguos alumnos, tenientes de Infantería caídos gloriosamente en lfni al frente de sus tropas.
Esta lápida se conserva en el vestíbulo de la actual Residencia "San Fernando", anteriormente C.H.O.E.
de Carabanchel bajo.


2016 12 01, 9:04
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen
Imagen
Imagen

Regimiento de Husares de Pavia, 1958 Sidi Ifni.


2016 12 15, 9:20
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen

Imagen

Imagen

Sidi Ifni. 1957


2016 12 15, 9:22
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.
Imagen
Imagen


2017 01 10, 7:17
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.

En memoria de Salvador Cortés Cortés

Colaboraciones - Salvadora Andrés Cortes
Escrito por Salvadora Andrés Cortés
viernes, 22 de mayo de 2020

En memoria de mi tío Salvador Cortés Cortés, cabo primero de infantería de la 1ª Cia. del Batallón Cabrerizas. Sargento a título póstumo.
Salvador nació en Huécija (Almería) el 23 de noviembre de 1935, siempre soñó con pertenecer al ejército y hacer carrera militar, por eso
no dudó en irse voluntario cuando estalló la Guerra de Ifni-Sahara. En noviembre de 1957 salió de Melilla con destino a Villa Cisneros
(Sahara Español), participó en la operación Teide y, en la zona de Tennuaca, fue herido de muerte por una ráfaga del Ejército de Liberación
rebelde. Murió el día 23 de febrero del 1958 con 22 años de edad.

Aunque te fuiste muy joven, siempre has estado vivo en el corazón de tu familia. Padres, hermanos y sobrinos jamás se olvidaron de ti y
las generaciones que han venido crecieron escuchando la historia de su tío abuelo, aquel valiente muchacho que se fue a la guerra para
defender su país y por desgracia nunca volvió. En memoria de mi madre Trinidad Cortés Cortés, que todos los días se acordaba de ti, y
aunque le dolió mucho que murieras, más le dolió el que no descansaras en tu tierra y con tu gente.

Salvadora Andrés Cortés

Imagen
Salvador Cortés Cortés, muerto en Villa Cisneros el 23 de febrero de 1958.

Nota de El Rincón de Sidi Ifni

En estos momentos la familia de Salvador está intentando saber si sus restos mortales se encuentran en cementerio de San Lázaro de
Las Palmas de Gran Canaria, para repatriarlos y que reposen donde siempre deberían haberlo hecho, junto a su familia y en su tierra.

Si algún lector tuviese alguna información o supiese algo de interés para la familia a este respecto y quisiera colaborar, le rogaría que
contactase con El Rincón de Sidi Ifni mediante el correo elrincondesidiifni@gmail.com, para ponerlo en contaco directo con la familia.

Gracias de antemano por su colaboración.

Pablo Vázquez Ramírez.
Administrador

http://www.sidi-ifni.com/index.php?opti ... hTp4Yf1Fzo


2020 07 06, 1:04
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 38857
Mensaje sin leer Re: Guerra de IFNI 1.957-58.

Defensa reconocerá con 1.000 euros a los reclutas que combatieron en la Guerra de Ifni

Los soldados o sus familias tendrán que acreditar su participación en la campaña con la hoja de servicios o la cartilla militar.
El ministerio lleva años elaborando un listado de beneficiarios de las ayudas

Imagen

El Gobierno avanza para cumplir, trece años después, una disposición final de la Ley de Carrera Militar de 2007 que contempla conceder
ayudas para reconocer “la entrega y sacrificio de los que, cumpliendo el servicio militar obligatorio, estuvieron integrados en unidades
expedicionarias de las Fuerzas Armadas destacadas en el territorio de Ifni-Sahara y participaron en la campaña de los años 1957 a 1959”.

Confidencial Digital ha consultado el texto del proyecto de real decreto del Ministerio de Defensa “por el que se regula la concesión directa
de ayudas a participantes en la Campaña Militar de 1957-1959 en el Territorio de Ifni-Sahara y se aprueba la convocatoria de dichas ayudas”.

El documento ha estado en fechas recientes en trámite de audiencia e información pública, que tiene por objeto “recabar la opinión de los
ciudadanos titulares de derechos e intereses legítimos afectados por un proyecto normativo ya redactado, directamente o a través de
organizaciones o asociaciones que los representen, así como obtener cuantas aportaciones adicionales puedan realizar otras personas o
entidades”.

Ahora Defensa tiene que analizar las propuestas e ideas que le hayan enviado, decidir si modifica el texto en base a esas aportaciones, y
finalmente lo remitirá al Consejo de Ministros para que sea aprobado.

Reclutas de la mili enviados a Ifni

El borrador del decreto establece que “serán beneficiarios de las ayudas reguladas por este real decreto las personas que, cumpliendo el
servicio militar obligatorio, estuvieron integradas en unidades expedicionarias de las Fuerzas Armadas destacadas en el territorio de
Ifni-Sahara y participaron en la campaña de los años 1957 a 1959”.

Eso sí, tienen que cumplir los requisitos que se establecen en el decreto, y no pueden estar incursos en ninguna de las prohibiciones
contempladas en el artículo 13, apartados 2 y 3, de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones, en los términos
previstos en los artículos 18 a 21, ambos inclusive, del Reglamento de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, aprobado por el Real
Decreto 887/2006, de 21 de julio.

No sólo podrán recibir ayudas los reclutas de la Guerra de Ifni que sigan vivos. Hay que tener en cuenta que el conflicto terminó hace
61 años, los reclutas que participaron en la campaña militar rondarán o superarán los 80 años, por lo que habrá algunos que hayan
fallecido ya.

El Ministerio de Defensa ha previsto ese caso, y ha introducido un punto que establece que “podrán obtener también la condición de
beneficiarios los causahabientes [heredero que recibe los bienes a la muerte de otra persona] de los mencionados en el apartado anterior,
siempre que cumplan con los requisitos exigidos”.

1.000 euros a cada recluta

El decreto pendiente de aprobación fija también la cuantía de la ayuda a percibir por cada uno de los beneficiarios: 1.000 euros por recluta
de la Guerra de Ifni. Si el beneficiario hubiera fallecido, “en el caso de existir varios causahabientes la cuantía de la ayuda se repartirá según
lo establecido en las últimas voluntades del causante o en la normativa aplicable en cada caso”.

Este reconocimiento económico no se someterá a convocatoria pública en régimen de concurrencia competitiva, sino que serán ayudas de
concesión directa y singular. Se concederán “por una sola vez y de manera directa, previa solicitud, valorando el interés social y humanitario
por los esfuerzos y sacrificios del personal indicado”.

Un máximo de 367.210 euros este año

En principio, Defensa parece dispuesta a empezar a abonar estas ayudas antes de que acabe el año, porque el decreto señala que “el pago
individualizado a los beneficiarios se realizará con cargo a los créditos previstos al efecto en los Presupuestos Generales del Estado para el
año 2020 y para los ejercicios presupuestarios sucesivos hasta que el último de los beneficiarios haya recibido la ayuda que le fue concedida”.

Incluso se fija una cantidad máxima del dinero que se podrá utilizar este año en pagar las ayudas: 367.210 euros.

“Para el año 2020, el crédito presupuestario al que se imputarán las ayudas será al “Fondo de reconocimiento de servicios prestados en el
territorio de Ifni-Sahara” (aplicación presupuestaria 14.01.121M2.481), siendo, de ser necesario el pago en ejercicios posteriores, el que
se contemple en los respectivos Presupuestos Generales del Estado”, se indica también acerca de dónde saldrá el dinero para gratificar con
1.000 euros a los reclutas de la Guerra de Ifni.

Cuatro meses para solicitarlo

Defensa ha decidido también fijar un plazo corto para pedir estas ayudas: “Las solicitudes deberán presentarse en el plazo de cuatro meses a
contar desde el día siguiente a la entrada en vigor de este real decreto. Una vez finalizado este plazo no se admitirá ninguna solicitud más y
el listado de solicitantes será definitivo”.

Quienes participaron en la Guerra de Ifni de 1957-1959 tendrán que acompañar su solicitud ante la Dirección General de Personal del Ministerio
de Defensa con una serie de documentos que acrediten la integración del solicitante en unidades expedicionarias de las Fuerzas Armadas
destacadas en el territorio de Ifni-Sahara y su participación en la campaña de los años 1957 a 1959.

Para demostrar su participación en ese conflicto, Defensa admitirá “la hoja de servicios, la cartilla militar o documento oficial de igual carácter
probatorio”.

Los herederos podrán solicitar la ayuda

Como se ha indicado antes, los herederos de los reclutas de la campaña de Ifni que ya hayan fallecido pueden también pedir estas ayudas.

En este caso deberán presentar copia del DNI del fallecido; certificado de defunción; en caso de herencia intestada, el auto de declaración judicial
de herederos abintestato o acta de notoriedad; en caso de herencia testada, Registro de Actos de última voluntad y copia autorizada del último
testamento; y en su caso, copia de la escritura de partición y adjudicación de herencia.

Un listado en elaboración desde 2007

Como se ha indicado, este decreto viene a desarrollar y a aplicar la Disposición final novena (“Reconocimiento de servicios prestados en el
territorio de Ifni-Sahara”) de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar:

“1. Las Cortes Generales reconocen la entrega y sacrificio de los que, cumpliendo el servicio militar obligatorio, estuvieron integrados en
unidades expedicionarias de las Fuerzas Armadas destacadas en el territorio de Ifni-Sahara y participaron en la campaña de los años 1957
a 1959”.

“2. El Ministerio de Defensa desarrollará programas de apoyo que permitan reconocer la labor llevada a cabo por quienes participaron en las
citadas campañas, contribuirá a las actividades de las Asociaciones que los agrupan y elaborará un listado de participantes en la contienda
para estudiar posteriormente ayudas nominales”.

En el proyecto de real decreto se explica que desde la entrada en vigor de esta ley “se ha ido elaborando un listado provisional de participantes
en la contienda, a instancias de los interesados”.

Pero ahora “resulta necesario aprobar un listado definitivo y proceder a la concesión directa de las ayudas correspondientes”. A los ya inscritos
en el listado se les reconoce el derecho a participar en la convocatoria sin necesidad de presentar la documentación ya aportada.

En el preámbulo del decreto se subraya que “estas ayudas tienen un interés humanitario y social debido a los esfuerzos y sacrificios que estas
personas realizaron durante la campaña contemplada en la citada Disposición final novena de la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, y, aunque
muchos años después, suponen un deber de gratitud para con ellas y con sus familiares”.

Marruecos contra España y Francia

La Guerra de Ifni comenzó en 1957 cuando fuerzas marroquíes comenzaron a hostigar el territorio de Ifni, bajo administración española. Los
ataques y conquistas de pueblos se extendieron al Protectorado Sur y al Sáhara Español.

Tras varios meses de ataques de fuerzas marroquíes y del denominado Ejército de Liberación Saharaui, España y también Francia repelieron la
invasión. La campaña acabó en 1958, con la firma de un acuerdo por el que España entregó algunos territorios a Marruecos.

Retraso por un error en la norma

ECD ya contó en abril de 2019 que el Ministerio de Defensa estaba preparando una orden ministerial para aprobar la concesión de ayudas a los
españoles que, mientras hacían la mili, fueron enviados a combatir a este conflicto en las posesiones del noroeste de África.

Sin embargo, el proceso se ha retrasado más de un año y medio porque el Ministerio de Política Territorial y Función Pública avisó a Defensa que
la concesión de estas ayudas no debían estar sometida al criterio de concurrencia competitiva, sino que deberían plantearse como ayudas directas.

Ese tipo de ayudas no se podían aprobar por orden ministerial, como planteaba Defensa, sino mediante un real decreto. Así que hubo que reiniciar
el proceso, que ha conducido a este proyecto de real decreto que tendrá que ser aprobado en Consejo de Ministros.

https://www.elconfidencialdigital.com/a ... vJ-KhELeuE


2020 11 22, 3:27
Perfil


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 14 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro