Responder al tema  [ 40 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2
La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después 
Autor Mensaje

Registrado: 2012 10 17, 8:20
Mensajes: 175
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después


2012 11 01, 3:24
Perfil

Registrado: 2012 10 17, 8:20
Mensajes: 175
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después


2012 12 14, 9:37
Perfil

Registrado: 2012 10 17, 8:20
Mensajes: 175
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen

Fernando Primo de Rivera Orbaneja

En la orden del día del ayuntamiento de Barcelona con fecha 15 de mayo de 1928 puede leerse lo siguiente:
“Otro, proponiendo que se le dé el nombre del teniente coronel Primo de Rivera a la calle sin denominación que parte de la Avenida de Alfonso XIII en dirección norte, a la que da a la fachada este del Palacio Real, que se designe con el nombre del teniente coronel Valenzuela la calle sin rotular paralela a la anterior que sigue la fachada oeste del Palacio”.
Para inaugurar la calle se eligió el 10 de octubre de 1929. Al acto había confirmado su presencia el general Primo de Rivera, que tendría una apretada agenda ya que también se hallaba en Barcelona la Reina y sus hijas. Además en la ciudad todavía se celebraba la Exposición Internacional que se había inaugurado el 15 de mayo y que se prolongó hasta el 15 de enero del año siguiente y fue visitada por más de 200.000 personas. En este caso el protagonismo de la jornada lo tuvo la caballería, por lo que en la avenida de Alfonso XIII (hoy Diagonal) formaron secciones de los tres regimientos de dragones. Mandaba entonces la 4ª Brigada de caballería el general Carlos de León Dórticos que componían el 9º de Dragones al mando de Ildefonso Sánchez, el 10º de Montesa con el coronel Antonio Parache y el 11º de Numancia cuyo jefe era Aquilino Castro.
El discurso inicial corrió a cargo del comandante y propietario agrícola Ignacio Bufalá Ferrater, destinado en el 9º de Dragones y que posteriormente fue jefe de los Mossos d’Esquadra. En último lugar se dirigió a la concurrencia y visiblemente emocionado el Marqués de Estella, que recordó el sacrificio de Fernando y sus cazadores. Él mismo, se encargó de descubrir la lápida que la ciudad dedicó a su hermano. Aquellas serían las últimas palabras que el dictador pronunció en la ciudad donde años antes protagonizó el golpe de estado siendo capitán general. La placa, de la que ya no queda rastro, se situó junto a una de las entradas laterales de los bellos jardines del Palacio y decía así:

Imagen
Calle Fernando Primo de Rivera

“El excelentísimo ayuntamiento de Barcelona dio a esta calle el nombre del teniente coronel Primo de Rivera. Este es el heroico jefe que sufrió y murió por la patria en Monte Arruit. 06-08-21. Aprende ciudadano.”

Entre los oficiales de caballería presentes se hallaba el capitán Ricardo Chicote que mandaba un escuadrón de Alcántara en 1921 y que en 1929 se hallaba destinado en el 11º de Dragones. Otros supervivientes de Annual aquel día eran los capitanes Juan García Margallo y José Urenda Miranda, ambos oficiales de la Policía Indígena de Melilla en 1921.
Dos meses después del acto, el 28 de enero, Primo de Rivera presentó su dimisión y seis semanas más tarde murió en Paris. Posteriormente fue enterrado junto a su hermano en la Sacramental de San Isidro, en el patio de la Concepción.


2013 05 10, 8:49
Perfil

Registrado: 2012 10 17, 8:20
Mensajes: 175
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen

YA DESCANSAN
EN PAZ.

Juan Luis Sanz y Calabria
Coronel jefe del Regimiento de Caballería Alcántara 10

YA DESCANSAN
EN PAZ.

Juan Luis Sanz y Calabria
Coronel jefe del Regimiento de Caballería Alcántara 10

hechos que motivan la Cruz Laureada de San Fernando Colectiva ahora concedida se refieren a la heroica actuación del Regimiento de Cazadores de Caballería Alcántara número 14 en la zona española
del Protectorado de Marruecos durante las operaciones que comenzaron con el socorro a la posición de Igueriben y más tarde, al no ser esto posible, con la protección de la retirada hacia Melilla de los ocupantes de las posiciones avanzadas, en lo que ha pasado a la historia como el «desastre de Annual».

Los sucesos más brillantes se desarrollaron entre los días 21 y 23 de julio de 1921.

Durante aquellos días, los enemigos rifeños avanzaban con ímpetu y atacaban las posiciones ocupadas por los españoles hasta que muchas de ellas empezaron a caer en manos rebeldes y se dio la orden de retirada. Las posiciones se abandonaban sin protección y los insurrectos, explotando el éxito, hostigaban y atacaban las columnas desde las alturas dominantes, que indefensas perdían a sus miembros y provocaban huídas.

El Regimiento de Caballería Alcántara cumplió todas las órdenes recibidas escoltando la evacuación de heridos, protegiendo el repliegue, atacando a los rebeldes, lo que en síntesis supuso la obligación de efectuar innumerables cargas contra el enemigo. Estos hechos constituyen una página memorable de la historia de la Caballería española y posiblemente la más notable del Ejército español en aquella tragedia generalizada.

Ninguno de sus soldados, suboficiales, oficiales o jefes abandonó ni se dejó llevar por el ambiente de desbandada del momento.

Las acciones del Regimiento no acabaron en esos días del 21 al 23 de Julio. Posteriormente los que protegieron a la columna en retirada murieron casi en su totalidad defendiendo Monte Arruit. La sección del sargento Benavent, que protegía las posiciones alrededor de Zoco el T`Zelata, alejada del grueso del Regimiento, murió en su totalidad protegiendo la retirada de las mismas hacia zona francesa. El
escuadrón provisional que protegió al convoy de heridos en los inicios de la desbandada, murió defendiendo la retirada de Zeluan a comienzos de agosto.

El estadillo final de los participantes del Regimiento en las operaciones habla por si solo: De 4 jefes, 3 resultaron muertos y uno herido: de 30 oficiales, 21 muertos, 4 heridos y 4 prisioneros; de 6 suboficiales, 5 muertos, y uno prisionero; de 20 sargentos, 18 heridos y uno prisionero; de 14 herradores, 11 muertos y 2 prisioneros; de 63 cabos, 53 muertos y 6 prisioneros; de 13 trompetas, 13 muertos; de 17 soldados de primera, 14 muertos y 2 heridos y de 524 soldados de segunda, 403 muertos y 53 prisioneros.Heredero del pasado histórico, el Regimiento Alcántara es actualmente la Unidad más potente, ágil y rápida de la Comandancia General de Melilla, en la que se encuentra encuadrado, con un personal que es capaz de desplegar en muy breve tiempo con todas sus capacidades y de proyectarse a operaciones en el exterior en pocos días. Perfectamente adiestrado en la acción interarmas, maniobra, apoya e integra apoyos de otras unidades con rapidez y eficacia. Su alta preparación física y sus constantes actividades de instrucción continuada, hacen de este Regimiento
un elemento fiable y capaz para su empleo.

Los valores que animaron a nuestros antepasados: el espíritu de sacrificio, la acometividad, la bravura, el amor a la vida y el desprecio a la muerte, que son permanentes de la Caballería y que son los que hicieron posible la gesta de 1921 siguen siendo inculcados a los componentes del Regimiento, como antes nos los infundieron a nosotros nuestros mayores y nuestros veteranos.

Hoy, después de 91 años, el Regimiento siente que se ha cerrado una herida, que ya nos habíamos acostumbrado a ver abierta.

Los Héroes del Alcántara no han tenido prisa. Han estado presentes cada año, en cada acto donde haya estado formado un soldado del Regimiento. Su recuerdo ha permanecido en nosotros, convirtiendo en un deber de todos quienes sentamos plaza en el Alcántara reclamar una gloría, que ellos no buscaron ni persiguieron, y darla a conocer para ejemplo del propio Regimiento, del Arma de Caballería, del Ejército de Tierra y las Fuerzas Armadas y de todos los españoles de bien.

La concesión de la Laureada colectiva a la totalidad del Regimiento de Cazadores de Caballería Alcántara número 14 por las múltiples acciones en los sucesos de Annual en 1921 es la constatación de que sus actos no fueron en balde y que su heroísmo es reconocido.

Ya descansan en paz.

El Regimiento Alcántara, "No se Rinde, Avanza, sabe Sufrir", "Da la Cara, Lucha, Pelea","Hasta tal extremo, que sabe Sacrificarse, hasta Morir".

Estas frases mías es el pequeño Homenaje al Rgto Alcántara, nº 14, hoy 10. Aunque tardía, como es costumbre en este país, no menos merecida la Cruz Laureda de San Fernando.


2014 03 31, 7:40
Perfil

Registrado: 2013 06 22, 4:22
Mensajes: 39
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Una noticia que me sorprendió en su día, que el responsable de iniciar todo este proceso y el que recupero el juicio contradictorio para su estudió y definitiva imposición, fué un militar en reserva y grandísimo escritor, Luis Miguel Francisco, asi que desde aqui quisiera darle también las gracias ya que és una cosa poco sabida, saludos


2014 05 19, 4:01
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Pues voy a ver de indagar un poco sobre este militar Luis Miguel Francisco,por si hubiera algo por ahí...Ah si sabes graduacion y cuerpo te agradeceria me lo comentaras...

Gracias lancero por esta aportacion y datos..

Saludos.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 05 19, 10:46
Perfil

Registrado: 2013 06 22, 4:22
Mensajes: 39
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Sí, és Sargento Primero de Caballeria, autor de algunos libros del pintor Ferrer Dalmau, autor de Alhucemas 1925 y Annual 1921 también de libros sobre guerras mas modernas pero és especilizado en el desastre de annual, saludos


2014 05 19, 3:45
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después

Regimiento Alcántara.la historia de los jinetes que sacrificaron la vida por sus compañeros en Annual.

Durante la guerra contra Abd el-Krim, unos pocos soldados a caballo lograron salvar la vida de muchos de sus camaradas y pusieron
en jaque a todo un ejército.

Imagen
Los cadáveres de los jinetes del Regimiento Alcántara tras la batalla

George Patton, el almirante Nelson… son muchos los héroes y personajes ilustres que alberga la historia. Sin embargo, probablemente habría que pensar un poco más para poder enumerar alguno español, y es que, aunque los hay a cientos, parece más sencillo fijarse en los extranjeros. Pero, aún con todo, existen, y un ejemplo de ello es el Regimiento Alcántara 14 de caballería, una unidad española que, durante la gran matanza de Annual, cubrió la retirada de sus compañeros a costa de la muerte de casi todos sus integrantes

Para hallar la heroica actuación del Alcántara es necesario retroceder en la historia hasta uno de los episodios más trágicos para nuestro país: la Guerra del Rif. Esta se inició aproximadamente en 1912 cuando se cedieron oficialmente a España unos 20 000 km cuadrados de territorio Marroquí cerca de Melilla. En ese momento comenzó la discordia, pues las tribus rifeñas se levantaron contra los españoles en una guerra que vería su final muchos años después.

El levantamiento rifeño

El episodio que llevó a los jinetes del Alcántara a morir se desarrolló a partir de 1920. Ese año, el comandante general de Melilla, Manuel Fernández Silvestre, avanzó por el territorio rifeño con la intención de llegar a la ciudad de Alhucemas. En el trayecto, pretendía someter a los rebeldes haciendo uso de la política de mano dura. Pero el plan no salió como se esperaba y comenzaron las dificultades, favorecidas entre otras cosas por el precario equipamiento de los soldados españoles y una mala política de blocaos (pequeñas fortificaciones a las que era muy dificultoso suministrar agua).

El calvario había comenzado, los rifeños, liderados por Abd el-Krim, tomaron las posiciones españolas de Abarrán (donde pasaron a todos los españoles por la espada) como preludio a la masacre que se avecinaba. Por otro lado, el comandante Julio Benítez tomó el territorio de Igueriben en un intento de seguir avanzando sobre el Rif, pero ya era tarde, sus tropas quedaron cercadas. Ante el asedio, Silvestre salió de Melilla con todos los efectivos posibles en su ayuda. Sin embargo, Benítez no logró resistir y su posición cayó. La suerte estaba echada.

Las noticias no eran halagüeñas, tras el desmoronamiento de Benítez 18.000 rifeños cercaron el campamento de Silvestre en el territorio marroquí de Annual. Además, la moral de los 5.000 españoles atrincherados en el lugar no podía ser más baja y los soldados se dejaron llevar por el pánico. Esto obligó al oficial a tomar la decisión de que sus hombres abandonasen el campamento y huyeran hasta Melilla. Entre gritos de pánico y miedo, los soldados españoles iniciaron una retirada caótica el 22 de julio de 1921 que sin duda habría costado la vida a muchos militares de no ser por la ayuda de los héroes del Alcántara.

Primeras cargas del Alcántara

El Regimiento Alcántara entró entonces en escena cuando se le ordenó cubrir la retirada del ejército español. Así, los casi 700 jinetes tomaron parte en la contienda realizando múltiples cargas para proteger a sus compañeros. Juan Luis Sanz y Calabria, coronel jefe del Regimiento de Caballería Acorazada «Alcántara» nº 10 (la misma unidad que protagonizó los heroicos hechos hace casi 100 años), explica que, para los jinetes, todo comenzó «un caluroso julio de 1921». Según el coronel, el día 22 la unidad «salió muy de mañana a acompañar y proteger un destacamento que iba a ocupar una posición que impedía que se cortara el paso de Izumar», un desfiladero en territorio del Rif.

«Mientras se ejecutaba la protección, se ordenó la evacuación de la posición de Annual con más de 5000 hombres y el General 2º Jefe mandó que el Regimiento cubriera la retirada» explica Sanz y Calabria. «Antes de que diera tiempo a llegar a Izumar, se encontraron con una avalancha que huía en tropel y completo desorden y que eran tiroteados desde las alturas».

Según el coronel, en ese momento los jinetes tomaron la decisión de proteger a sus compañeros a toda costa. «El Teniente Coronel Primo de Rivera, jefe accidental del ‘Alcántara’, vio como el enemigo trataba de cortar el paso a los que huían, por lo que reunió a sus Oficiales y les dijo que era el momento de sacrificarse por la Patria. A partir de ese momento comenzó la actuación heroica del Regimiento» determina Sanz y Calabria.

«Primero se calmó a los que huían y se puso algo de orden obligándoles a marchar entre la formación del Regimiento, sin rebasarla, para protegerles del fuego que recibían desde las cotas inmediatas. El ‘Alcántara’ comenzó a enviar pequeñas partidas a ocupar las alturas y desalojar al enemigo, que evitaba la confrontación directa. Una vez pasó la columna de Annual, se continuó haciendo fuego sobre el enemigo y acabando con él en su totalidad hasta la llegada a Ben Tieb, donde dejaron a los soldados heridos de la columna de Annual que habían transportado en la grupa de los caballos», afirma el coronel.

23 de julio, el día interminable

Según Sanz y Calabria, el 23 fue el día más duro para la unidad. «Se ordenó al Regimiento que se dirigiera a cubrir a las tropas de Ababda, Ain Kert, Azib de Midar, Cheif, Karra Midar y Tafersit» afirma el coronel. En ese momento, los jinetes se dividieron en secciones para poder cubrir un mayor terreno y participar en todas las retiradas posibles de las diferentes «columnas» de soldados españoles que huían. 700 caballeros tuvieron así que dar protección a más de 5.000 de sus compañeros hasta llegar a la ciudad segura de Drius.

Una de las primeras de estas columnas que entró en combate fue la de Cheif, la cual fue duramente atacada. Los jinetes del Alcántara encargados de su protección no lo dudaron y cabalgaron en su ayuda. «El Teniente Coronel Primo de Rivera salió con los Escuadrones al galope haciendo varias cargas, llegando al cuerpo a cuerpo y persiguiendo con fuego al enemigo para aniquilarlo o dispersarlo» explica el coronel. Sin embargo, aunque los soldados que huían se consiguieron salvar, la unidad sufrió muchas pérdidas. «La columna de Cheif llego a Drius y los escuadrones del ‘Alcántara’ también, pero con más de 70 heridos y muertos. Eran las 11 de la mañana» explica Sanz y Calabria.

Media hora después salió una Sección a proteger el repliegue de la posición de Karra Midar, y después de comer, ya sobre las doce del mediodía salieron todos los escuadrones para cubrir la retirada de Tafersit y Azib de Midar, que eran hostigadas con abundante fuego de fusilería. El Regimiento cargó contra ellos dispersándo y matando a algunos de ellos» sentencia el coronel.

La defensa del convoy

Sin embargo, los problemas se empezaron a amontonar, ya que algunas columnas de soldados y vehículos tuvieron que enfrentarse al duro terreno rifeño en su huída, lo que provocó que el Alcántara tuviera que acudir en su ayuda. « En el rio Igan se quedaron atascados algunos vehículos que fueron tiroteados por los rebeldes» explica el coronel. Por ello, se ordenó a los jinetes proteger el camino de este convoy tras todas las cargas que ya habían realizado. «Era la una y media cuando el Alcántara montó de nuevo y partió» explica Sanz y Calabria.

Tras férreos combates, los jinetes llegaron con dificultades hasta el río, donde los vehículos (la mayoría ambulancias) habían sido destrozados y sus conductores asesinados. Tras conocer el destino de sus compañeros, los jinetes del Alcántara volvieron a protagonizar una nueva carga como venganza. Cada vez aumentaba más el número de bajas.

Sin embargo, tras esta victoria, la desesperación volvería a sacudir a los jinetes pues, mientras regresaban a Drius, vieron desde la lejanía como la ciudad estaba en llamas: los rifeños habían atacado y destruido aquello por lo que llevaban dos días luchando, la seguridad de los soldados españoles que se retiraban. Pero, a pesar de todo, su cometido aún no había tocado a su fin, pues una última columna de supervivientes de la ciudad asediada requería su protección hasta llegar a la zona de Monte Arruit.

La última carga del Alcántara

Nuevamente el objetivo estaba claro, el problema surgió cuando los rifeños tomaron posiciones al otro lado del río Igan, lugar desde el cual atacaron la columna de soldados españoles. Finalmente, el regimiento de caballeros recibió la que sería la última orden de carga de ese día: era necesario cruzar el cauce y acabar con los rebeldes para salvar la vida de los que se retiraban.

«El Teniente Coronel Primo de Rivera sabía que esos puntos serían imposibles de franquear por la columna en el estado en el que estaba, y, ya bajo intenso fuego, ordenó el ataque a los rebeldes» explica el coronel. Así, y con una fuerza muy inferior en número a los marroquíes, los jinetes del Alcántara se lanzaron contra sus líneas. Sabían que probablemente morirían, pero eso no les detuvo.

Al llegar al cuerpo a cuerpo, y ante la imposibilidad de usar sus Carabinas Mauser por falta de espacio, los jinetes se decidieron a combatir con su espada-sable «Puerto Seguro». La lucha fue sangrienta e, incluso, los miembros del Alcántara se vieron obligados en alguna ocasión a retirarse y reagruparse, pero sólo fue para cargar nuevamente contra el enemigo con mucho más ímpetu. Finalmente, no sólo lograron entretener a los rifeños, sino que les vencieron y les obligaron a huir.

Eso sí, al final el combate la imagen era dantesca, de los casi 700 integrantes del Alcántara, el 80% habían caído y otro 12% más había sido capturado. Pero, no hay que olvidar que menos de mil jinetes consiguieron poner en jaque a todo un ejército enemigo.

Una condecoración «debida»

Este innombrable acto de heroicidad provocó que la unidad fuera propuesta para la «Cruz Laureada de San Fernando» (en su categoría colectiva), la más preciada condecoración militar española. Pero, aunque esta petición se realizó en 1929, el proceso se detuvo por razones desconocidas hasta hace pocos años. Al final, después de 91 años, la unidad recibirá este reconocimiento de manos de Su Majestad el Rey el próximo 1 de octubre. De esta forma, la bandera del Regimiento de Caballería Acorazado «Alcántara« nº 10 lucirá para siempre una corbata roja indicando que sus integrantes se sacrificaron en su día no sólo por España, sino por sus amigos y compañeros.


http://www.abc.es/20120920/archivo/abci ... c.facebook

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 09 26, 6:21
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después

4 preguntas Juan Luis Sanz y Calabria

¿Cuántos soldados del «Alcántara» fallecieron en Annual ?

El 22 de Julio de 1921, el Regimiento tenía personal en distintos puestos. Unos estaban agregados a distintos cuerpos, otros en Melilla en destinos varios, otros en los fuertes de Cabrerizas y Rostrogordo (Melilla) y algunos más en hospitales o con licencia por enfermedad. Los que quedaban eran los que estaban ‘en el campo’, que era el grueso del Regimiento y que en la fecha dada eran 691, desde el Coronel al último soldado. Al acabar la retirada de Annual, incluyendo los sucesos de Zeluán, Zoco el Telatza y Monte Arruit, faltaron, entre muertos, heridos y prisioneros los siguientes: De 4 Jefes, 3 muertos y 1 herido. De 30 Oficiales, 21 muertos, 4 heridos y 4 prisioneros De 6 Suboficiales, 5 muertos, y 1 prisionero De 20 Sargentos, 18 heridos y 1 prisionero. De 14 herradores, 11 muertos y 2 prisioneros De 63 Cabos, 53 muertos y 6 prisioneros De 13 Trompetas, 13 muertos De 17 Soldados de 1ª, 14 muertos y 2 heridos De 524 Soldados de 2ª, 403 muertos y 53 prisioneros. En definitiva, de 691 efectivos del Regimiento, 541 muertos, 7 heridos y 67 prisioneros.

¿Por qué cargaron aún sabiendo que morirían?

Se consiguió que mandos y tropas formaran una entidad única, lo que debe ser una Unidad. Esa entidad estaba animada por unos valores e ideales que se vivían. Los escuadrones estaban permanentemente destacados, con sus mandos, en los que tenían confianza ciega, y sus Oficiales y Suboficiales querían y respetaban a su tropa. Su instrucción era excelente y su moral altísima. Así, con esos parámetros, es fácil entender que asuman que la vida militar puede llevar a la muerte, y que si viene no se le puede dar la espalda.

¿Por qué no se entregó antes la condecoración al «Alcántara»?

La Cruz Laureada de San Fernando exige un trámite arduo y difícil. Hay que realizar un juicio contradictorio en el que es necesario oír a todas las partes y testimonios. Además, las circunstancias finales del Regimiento y de la Comandancia General de Melilla al acabar la campaña del Desastre de Annual eran terribles, y la situación política de España también. Del Regimiento pocos había a quien interrogar después de la caída de Monte Arruit, pues muchos de los supervivientes eran prisioneros en Axdir, y el resto estaban muertos o heridos. Luego vino la disolución de la unidad y la guerra civil. A partir de 1944 se refundó con muchos traslados, reorganizaciones, cambios de material y otras situaciones que no permitieron retomar el expediente. Así ha sido hasta 2005, cuando se inició este nuevo proceso que ha culminado el 1 de Junio con la concesión.

¿Qué fue del «Alcántara» tras la batalla?

Los supervivientes de las cargas del río Igán fueron los responsables de la defensa de la puerta principal de la posición de Monte Arruit, donde corrieron la misma suerte que el resto de los componentes de la guarnición, asesinados en su mayor parte, el 9 de agosto.
Por otro lado, ocho oficiales y 125 soldados de tropa participaron en la defensa de la Alcazaba de Zeluán, los cuales también murieron. Un oficial y 30 soldados de tropa se sumaron a los defensores del Aeródromo de Zeluán, que sucumbió a la vez que la Alcazaba. Los ocho soldados que había en Isafhén muriendo en su defensa. Y de la sección de Zoco El Telatza, tras realizar la protección de la fuerza que se encontraba en esta posición a zona francesa, tan solo sobrevivieron 9.

El personal del Regimiento que se encontraba en la plaza de Melilla, participó en la defensa de ésta, y junto con los miembros de los escuadrones que se iban incorporando, organizaron dos escuadrones de sables que tomaron parte en las primeras acciones de reconquista en el mes de septiembre de ese mismo año.Finalmente, con el paso de los meses el Regimiento se volvió a completar con todos sus efectivos, participando en la reconquista de territorio, y posteriormente en su pacificación hasta el fin de la campaña en 1926, permaneciendo en la zona del protectorado hasta 1930, año en que se trasladó a Badajoz.
Al año siguiente fue disuelto para recrearse otra vez en 1944.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 09 26, 6:25
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen

El 13 de Noviembre de 1927, por Real Orden se concede la Cruz Laureada de San Fernando al Teniente Coronel D. Fernando Primo de Rivera
por las heroicas cargas que, al frente del Regimiento Alcántara dio el 23 de julio de 1921, protegiendo la retirada de Anual.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 13, 7:38
Perfil

Registrado: 2012 10 17, 8:20
Mensajes: 175
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen

El 23 de julio de 1921 el regimiento Alcántara cargó en el Igán de manera ininterrumpida.
La actuación del regimiento en el Desastre de Annual le valió la denominación popular de
Héroes de Alcántara, y casi un siglo después una corbata de San Fernando.
En la obra de José Ferre Clauzel se represento a un sargento de dicho regimiento en el Igán.


2014 12 16, 9:57
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen
Río Igan, en las inmediaciones de Batel Tistutin, donde el "Alcántara" se cubrió de gloria dando su últimas
cargas en la protección de la retirada de las tropas de la COMGEMEL durante el desastre de Annual.
Foto de 22 de julio de 2015.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2015 09 04, 10:21
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después

El regimiento Alcántara: 700 hombres honorables camino a la muerte

A las cinco de la madrugada de un abrasador amanecer de julio del año 1921, todos supieron que iban a la muerte.
El capitan Iriarte seria el portavoz de tan amargo trago


Imagen

"Enséñame un héroe y te mostraré una tragedia".
Francis Scott Fitzgerald

La noche anterior todos se acostaron inusualmente temprano en medio de un silencio demoledor, las noticias que llegaban del frente eran escalofriantes. La barbarie más execrable se había cebado con los soldados españoles en el Rif. Las cabilas al mando de Abd el Krim habían masacrado a un entero ejército europeo en una trágica retirada, un ejército con una planificación logística desastrosa, donde el más mínimo atisbo de estrategia brillaba por su ausencia; sin mandos dignos de tal nombre, la cúpula militar en Melilla no reaccionaba ante las atrocidades en curso, y con contados oficiales dando testimonio de un heroísmo más allá de lo razonable.

Soldados con alpargatas mal dirigidos por lustrosos generales con botas brillantes. Ranchos de miseria frente a viandas delicatessen servidas por camareros de punta en blanco. Ingesta de orines en los blocaos frente a un agua mineral de Vichy impensable en el frente. Y todo así: el abandono de la tropa a su suerte frente a la gomina del generalato. Una vergüenza para la nación el desdén con que se manejaba la situación y mientras, el rey jugando al Monopoly con sus inversiones en el protectorado.

Cuando se iniciaron las acciones de apoyo al sitiado General Silvestre, todos sabían a lo que iban e intuían perfectamente que no volverían.

A las cinco de la madrugada de un abrasador amanecer de julio del año 1921, todos supieron que iban a la muerte. El capitan Iriarte seria el portavoz de tan amargo trago. Todos se cuadraron ante la orden.

Eran los más brillantes en medio de tanta mediocridad, eran 700 uniformes llenos de honor y dignidad, eran el Regimiento de caballería de Alcántara.

La mística de la unión entre pares

Si había algo que caracterizaba a esta unidad llena de héroes de otras unidades del ejército, era que entre mando y tropa había un tratamiento de iguales, más allá de una instrucción excelente.Los galones se dejaban para las ocasiones formales; el respeto de los oficiales hacia la tropa y viceversa, rozaba la comunión. No existía ese temor reverencial al superior si no la mística de unión entre pares.

Cuando se iniciaron las acciones de apoyo al sitiado General Silvestre, todos sabían a lo que iban e intuían perfectamente que no volverían. De los setecientos hombres que componian la unidad, solo regresarían setenta hombres vivos de la severa realidad de aquellos terribles días. El monarca de la muerte había desatado el horror mas inmisericorde sobre aquella tropa condenada por sus mandos.

Sobre el Desastre de Annual hay ingente bibliografia llena de detalles exhaustivos sobre aquella trágica carniceria, pero lo que aquí se trata es de poner en valor los ultimos momentos de un grupo de hombres que con su elevado comportamiento suplieron las carencias de un mando instalado en la desidia.

Cuando se fraguó la tristemente célebre retirada de Annual, cerca de 20.000 rifeños perfectos conocedores del terreno, se enfrentarían a una atomizada tropa de soldados repartidos en diferentes blocaos y fortificaciones desperdigados por el Rif. Aquel despropósito requería una audacia logística de la que carecía el ejército español del momento y por ello, se pagó un altísimo precio.

Los rifeños, desde las alturas, dominaban a placer la iniciativa mientras masacraban sin contemplaciones a los pobres desgraciados.

Cuando la retirada se había convertido ya en un hecho de proporciones espantosas y por poner algunos datos sobre la mesa, en el río Igan, durante el vadeo del mismo y en solo cuatro horas de tiro al blanco, ya habían caído más de 2.500 hijos de España a los que, por cierto, no se les conoce ningún monumento y no sera por falta de canteras en este país. Durante la huida, y sin que nadie cubriera la retaguardia, se produjo una desbandada antológica. Los rifeños, desde las alturas, dominaban a placer la iniciativa mientras masacraban sin contemplaciones a pobres desgraciados que no tenian recursos para pagarse la exención del servicio militar.

El general Navarro, a la sazón segundo jefe de la Comandancia de Melilla, conseguiria dar algo de aliento a aquella tropa de desheredados en Dar Drius, una solida posición bien fortificada y con abundante agua disponible. Esta posición se vería rodeada por miles de turbantes mientras que el regimiento de caballería Alcántara se multiplicaba heroicamente a la par que sus efectivos disminuían vertiginosamente. Eran una nota de honor en medio de tanta desgracia.

Sin compasión

Las sucesivas cargas de este regimiento de caballería obtendrian el resultado de proteger la huida de la desperdigada infantería, pero a un coste humano inenarrable; monturas y jinetes sembraban con sus restos insepultos calcinados aquellos secarrales, trochas y veredas mientras un sol de justicia caía sobre aquellas desoladas llanuras y la esperanza de ayuda desde Melilla se disipaba amargamente y la resignación se instalaba en su cruel realidad. Según el informe Picasso hay constancia de que el cassino de oficiales permanecía abierto y sus indiferentes usuarios jugaban a las cartas como quien no quiere la cosa.

A unas decenas de kilómetros, sin agua, acosados de manera inmisericorde, sin un instante para descansar, sin munición; más de diez mil soldados abandonados a su suerte perecieron en aquel ominoso episodio de la historia militar de nuestro país, una de las catástrofes evitables que más marcaron a toda una generación de jóvenes oficiales.

Imagen
De izquierda a derecha, Coronel Araujo, General Navarro, Tte. Coronel Manuel López Gómez,
Tte. Coronel Eduardo Pérez Ortiz y Comandante de Caballería José Gómez Zaragoza, embarcados
de vuelta a Melilla tras poner fin a su cautiverio.

El éxodo o retirada tumultuaria, el desorden y el atropello con que se escapaba de los fuertes, aguadas y blocaos rozaba lo apocalíptico. A todo esto había que añadir que las harkas cabileñas de Abd el Krim eran literalmente indetectables ya no por su adaptación al terreno, sino porque los sayos que usaban eran de color terrero y por lo tanto adaptados al terreno circundante. No había compasión alguna para con aquella tropa abandonada a su suerte.

Pero había un inconveniente, el camino que conducia a Batel estaba plagado de hombres de Abd el Krim sedientos de sangre. Navarro ordenaría al Teniente Coronel Primo de Rivera (nada que ver con el golpista, era un militar honrado), despejar las alturas en las que estaban instalados los tiradores adversarios y ahí, en esa acción, perecería la flor y nata de la caballería española y probablemente del ejército.Se sabe que todos ellos murieron en formación cerrada con los caballos cuerpo a tierra, y asimismo, que aquellos dignísimos soldados entraron con la horda en un cuerpo a cuerpo tremendo y desigual. Sable en mano y con la munición agotada, es fácil de imaginar como fueron aquellos últimos momentos.

Cerca de noventa años han hecho falta para que al Regimiento Alcántara se le concediera la mas alta distinción del ejército español

Cinco meses más tarde se localizarían los restos de jinetes y caballos en intima comunion calcinados por el sol y con mutilaciones que es preferible no precisar.

La columna de Navarro y la tropa con los ojos extraviados tras transitar por aquel pasaje de la locura, llegaría a la posición de Batel gracias a aquel desgarrador sacrificio, aunque más tarde en Monte Arruit se rendirían exhaustos.

Cerca de noventa años han hecho falta para que al Regimiento Alcántara se le concediera la más alta distinción del ejército español, la laureada colectiva de San Fernando.

Está claro que en España vamos con motor Diesel.


http://www.elconfidencial.com/alma-cora ... ium=social

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2017 02 18, 9:30
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen
Regimienro Alcantara al ¡¡¡Ataqueeeeeer¡¡¡¡

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2017 05 11, 11:52
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 28875
Mensaje sin leer Re: La Laureada pendiente ha sido concedida 91 años después
Imagen
Capellán 2º José Campoy Irigoyen
Regimiento de Caballería Alcántara nº 14
Fallecido el 9 de agosto de 1921 en Monte Arruit

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2017 11 04, 6:54
Perfil


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 40 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro