Responder al tema  [ 19 mensajes ] 
CARTAS DE UN SOLDADO 
Autor Mensaje
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (I): incorporación a filas

Prólogo

Un día de febrero entrando en Internet, se me ocurrió marcar en Google la palabra IFNI, una gran antidad de datos aparecieron sobre el tema, fui poco a poco recogiendo la información que aparecía, localicé la Asociación de Amigos de IFNI, y en ella un enlace al Rincón de Sidi Ifni. Durante unos días fui recorriendo las paginas y decidí formar parte del mismo.

Tengo que agradecer en primer lugar a Pablo Vázquez, que con su magnífico RINCON de Sidi Ifni, ha logrado que mis recuerdos se aviven tras casi 43 años del comienzo de esta aventura de mi descubrimiento de IFNI. En segundo lugar, y no menos importante, a mi reencuentro, gracias a este Rincón, de mi maestro Matias Pulido, que después de ver el mapa sobre las líneas telefónicas y aportarme varios datos sobre él, me animó a seguir contando cosas.

Al escribir estas cartas quiero hacer un resumen de mi estancia en IFNI, y aunque tal vez parezcan duras, las escribo con cierta nostalgia del tiempo pasado, son pensamientos que me vienen a la memoria.

El título lo he sacado de una canción de mi grupo HEAVY favorito, de orígenes árabes y andalusí, Medina Azahara. En la última canción del disco XX Aniversario, editado en 2000, titulada CARTA DE UN SOLDADO, la primera estrofa de la canción decía: "La carta de un soldado que nunca leerás". Espero que estas si sean leídas por quien le interese.

[color=#0000CARTA 1ª. Incorporación a filas [/color]

El día 26 de Abril de 1966 la carta llegó en forma de citación del Ayuntamiento de Bilbao, se me ordenaba mi incorporación a filas el día 1 de mayo de 1966, destino: Sector de IFNI.

Después de presentarme a la hora citada, y por vivir a escasos 200 metros del Cuartel de Garellano (hoy día ya no existe como cuartel del ejército), se me permite pernoctar en mi casa, con la obligación de acudir al día siguiente a las 8 de la mañana. Así que el día 2 de mayo de 1966, todos los llamados de Vizcaya con destino al Sector de IFNI, somos trasladados hasta la estación de Abando, y a las 11 horas, en tercera clase del tren Correo de la RENFE, partimos hacia Madrid. Emprendemos la marcha y tras ir parando por todos y cada uno de los pueblos, apeaderos y estaciones de mayor o menor importancia, con una parada de mas de 2 horas en Miranda de Ebro, y después de más de 8 horas, llegamos a Madrid.

Cambiamos de tren a otro algo mas confortable, ya que en esta ocasión será exclusivamente para reclutas que provenimos de toda la zona norte de la Península, partimos hacia Sevilla. En la estación de Córdoba, ya muy entrada la noche, hacemos una larga parada donde nos dan algo para cenar. Hacemos noche en el tren. Todavía los ánimos están fuertes y después de 10 horas llegamos a Sevilla.

Imagen
hosting imagenes

Somos llevados a un campamento donde, unos soldados llamándose peluqueros, nos dan un buen repaso a nuestras cabezas. Seguidamente nos damos una buena ducha, a partir de la cual nos hacemos con la primera ropa militar, no hará falta decir que dicha ropa no tiene tallas, yo mido “1,60 mtrs.”, posteriormente comprobamos que esta le sirve perfectamente a mi compañero de viaje, de apellido Mardones y natural de Muskiz, y que desde Bilbao nos hemos hecho compañeros de viaje, el tal Mardones mide “1,90 mtrs.” Después de intercambiarnos la ropa entre nosotros, nos montan en camiones con destino al aeropuerto militar de Sevilla. Nos dan una chapa, con número que anotan en un registro junto a nuestro nombre, y la pastilla. No sé para que sirve, pero dicen que hay que tomarla, esta pastilla nos acompañará no solo durante el viaje hasta IFNI, sino que durará durante toda nuestra estancia en el campamento, como soniquete de los instructores.

Imagen
subir fotos
Víctor el primero de la izquierda, el siguiente Mardones

Es la primera vez que monto en avión, pero gracias a los pilotos nos hacen pasar el viaje de 3 horas especialmente divertido, con visitas a la cabina, y nuestro compañero Mardones por breve tiempo se convierte en nuestro piloto. El trayecto es espectacular, el paso por el estrecho, los montes larguísimos de Marruecos, el terreno yermo, hasta llegar a SIDI IFNI. La llegada al aeropuerto es sorprendente, con un sol de plano poco visto por mi tierra (Vizcaya). Lo primero que nos piden bajando de la escalerilla del avión es el “agua” de nuestras cantimploras, "¿no hay agua aquí?" pregunto. "Sí, toda la que quieras, pero la que tú traes es agua de la península" contesta.
Al contemplar por vez primera los montes escarpados de las tierras de Ifni, el cielo de un azul intenso, por el otro lado el mar infinito, no encuentro palabras para describir los detalles que se agolpan en mi memoria. Sin casi tiempo para verlo todo, nos trasladan andando hasta el campamento, donde somos distribuidos por las distintas tiendas de campaña.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 10, 11:33
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (II): la instrucción en el campamento
En los primeros días de nuestra estancia en el campamento, después de pasar de nuevo por el peluquero esta vez el corte será al “0”, pasaremos el reconocimiento medico pertinente, donde nos pondrán toda serie de vacunas, quien pudiera pensar que hombres como castillos “se decía antiguamente”, caerían como naipes al sentir el pinchazo de una vacuna, “pues ocurrió que yo lo vi”, en los siguientes días, nos repartirán ropa de faena, botas, utensilios para la comida y hasta un mosquetón, también nos realizaran distintos test, donde indicaremos nuestros conocimientos, en cuanto a estudios profesiones y demás minucias, y cosa importante, nuestras preferencias relativas a nuestros posibles destinos. Yo recuerdo perfectamente lo que puse, ya que la lección la llevé aprendida desde Bilbao, Alfonso Blanco Balciscueta cuñado mío que sirvió en Tiradores 1 en los Años 1960-61 así me lo había indicado.
Estudios: Técnico de Radio
Profesión: Reparación de aparatos de radio y electrodomésticos
Preferencias: Transmisiones y curso de Cabo



Imagen
subir foto
Preparado para la jura de bandera

Con el transcurso de los meses, todo se cumpliría pero no adelantemos acontecimientos, ahora estamos en el campamento de instrucción.

Imagen
subir imagenes
Vista aérea del campamento de instrucción

En el campamento y durante todo el periodo de instrucción, mi casa será una tienda de campaña o chabola, “Compañía 7ª chabola 713”, con capacidad para 15 soldados más el instructor, entre ellos un compañero de viaje desde Bilbao de apellido Martín, de profesión zapatero y de apodo “general”, este apoda se lo pusimos desde nuestra salida del cuartel de Garellano, natural de Orduña al que en el transcurso de los años he visitado varias veces, la chabola estaba compuesta por un muro que en forma de banco, estaba en el extremo redondeado, donde durante el día colocábamos nuestras colchonetas enrolladas con la manta y la almohada encima, y al lado nuestros petates, todos los que hemos sido soldados conocemos esta palabra “petate”, para los que la lean por primera vez, diré que se trata de una especie de bolsa de lona color caqui alargada, con una sola asa y unos ojeteros metálicos en su extremo superior, en los que se podía colocar una cadena con un candado para cerrarla, o simplemente una cuerda, todo dependía de la confianza que se tendría con los compañeros, en dicho petate guardábamos todas nuestras pertenencias, en esta ocasión bastará con una cuerda, en el centro de la chabola, había un murillo con un mástil de madera, donde en el extremo superior se sujetaba la lona que tapaba la chabola y dicho murillo servia también de armero donde dejábamos los mosquetones.
Durante el día la chabola aunque el piso era de tierra, permanecía recogida y limpia, al atardecer preparábamos la chabola para dormir, colocábamos unos banquillos metálicos y encima unas tablas, lo colocábamos todo alrededor del mástil central, por lo que para pasar a las camas, teníamos que saltar por encima de las demás, la cama del instructor se colocaba aparte a la izquierda de la entrada, estas tablas y banquillos nos servían también para utilizarlos como bancos tanto para escribir, para limpiar los mosquetones o simplemente para no estar sentados en el suelo.


En la chabola escribiendo


Limpiando los mosquetones Para realizar nuestras necesidades fisiológicas, disponíamos de unas magnificas letrinas a las afueras del campamento saliendo por las cocinas, sobre una pequeña altura, en el camino que conducía a las letrinas, se colocaban los vendedores ambulantes con toda clase de enseres, cartas, papel, bolígrafos y un largo etc. Tenían una manera muy curiosa de vender sellos para las cartas decían “paisa el sello es cambiar dinero” por lo que tenias que comprarle otras cosas para que te vendieran los sellos, pero siempre había algo que se necesitaba, betún para las botas, pasta para los dientes, cepillos de ropa, el cepillo no solo servia para cepillarse la ropa sino también para limpiar los mosquetones, ya que estos deberían de permanecer siempre limpios y brillantes, sobre todo el cerrojo fabricado de un material tan extraño, que se oxidaba hasta con la mirada, en un terreno tan pródigo en arena y tierra era previsible que el polvo entrara hasta en los tornillos de la culata, así que nuestra obligada afición favorita diaria de media tarde, era tratar de impedir que aquel artilugio acabase en mal estado, hasta incluso lo envolvíamos en trapos, para que el rocío de la noche no lo dañara, casi siempre lo conseguíamos, salvo las veces en que al pasar la revista al día siguiente, el sargento opinara lo contrario, entonces tenias doble trabajo, por una parte convencer al mosquetón de que tu mandabas sobre el, y por otro lado convencerte a ti mismo, que por mucho que lo intentaras, aquello estaba bien depende de los ojos que lo mirasen.
A la hora de las comidas, en formación, marchábamos hasta la cocina, un dato curioso, había cierto cabo 1º muy joven el nos dijo que tenia 19 años hijo de un Coronel, estaba haciendo la mili voluntario para pasar a la academia de Oficiales, no recuerdo su nombre, bueno a lo que iba, cuando le tocaba de semana, tenia la manía de llevarnos a la carrera hasta las cocinas, entre que nosotros todavía éramos novatos y el, que nos daba órdenes confusas, montábamos unos numeritos que los de las demás compañías, que estaban formadas, se reían de nosotros, bueno pues el cabo 1º se metía, entre las filas de los que se estaban riendo, y se liaba a guantazos con ellos y les decía “de mi compañía solo me río yo”, una vez concentrados todos en las cocinas, de unas grandes perolas, nos repartían la comida en las marmitas que portábamos en filas de a tres, uno cogía el primer plato, otro el segundo y el tercero el postre, después en el comedor, o sea el suelo del campo, comíamos los tres juntos, como el agua estaba muy escasa, las marmitas una vez terminado el ágape, las limpiábamos con pan.

Imagen
hosting imagenes
En el "Comedor" del campamento
Imagen
imagen


Cuando nos tocaba limpieza de cocina las perolas las teníamos que limpiar con trapos y arena y como eran tan grandes las limpiábamos entre dos o tres compañeros.
La instrucción la realizábamos en un campo de tierra, pegado a las chabolas y se conoce que para no tenernos ociosos mucho tiempo, ese campo lo limpiábamos muy a menudo, es decir, nos colocábamos toda la compañía en una línea y a recoger piedras, que íbamos depositando en montículos, donde otros compañeros las recogían con palas depositándolas en cestos de goma, si teníamos suerte ese día tocaba ducha, estas estaban en unos pasillos largos al aire, donde cabíamos una compañía entera, y cuando estábamos cada uno situado debajo de la ducha, habrían el grifo, la ducha completa con un intermedio para jabonarnos duraba no mas de cinco minutos, y tres días a la semana, claro que todo esto lo hacíamos a la carrera, por lo que cuando llegábamos a la chabola para vestirnos, ya estábamos tan sudorosos como antes de ducharnos, sobra decir que a las duchas solo íbamos cubiertos con la toalla enrollada por la cintura y el jabón en la mano.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 10, 3:12
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (II): la instrucción en el campamento

Al poco tiempo de estar en el campamento, nos reunieron a todos los reclutas y unos legionarios grandotes y magníficamente vestidos, nos ensalzaron lo bien que se estaba en la legión, buena paga, bien vestir y lo magníficamente que nos sentiríamos sirviendo en un magnifico cuerpo, por lo que nos ofrecieron pasar nuestro tiempo de mili en la legión, varios compañeros aceptaron y al día siguiente marcharon al campamento de la legión.

Creo que fue a las dos semanas de nuestra estancia en el campamento, cuando por primera vez, nos dejaron salir a un barrio que estaba pegado al campamento, claro está que para la consiguiente salida, hubo que pasar revista con la ropa mas nueva que teníamos y bien limpia, que para eso entraba dentro de nuestras labores domesticas el lavado de nuestra ropa.

Imagen
imagen jpg
Operación lavado
Imagen
subirimagenes
Listo para salir al barrio

En dicho barrio y en un pequeño local llamado pomposamente “bar” nos preparaban unos huevos con patatas fritas que estaban riquísimos, supongo sería por la diferencia con el rancho que nos daban en el campamento, si no recuerdo mal este suculento menú costaba 25 pesetas, y también unas tortillas de patatas que nos las metíamos en bocadillos, en el transcurso del tiempo que estuvimos en el campamento lo visitamos varias veces, siempre que disponíamos de “pelas”.
En los últimos días de Junio me llamaron para comunicarme, que como había puesto en el test que quería ser cabo, iba a comenzar el curso, las clases nos las daban en horas de asueto por las tardes, y la verdad que se nos amontonaba el trabajo, ya que la instrucción la realizábamos por la mañana, luego clases de teórica de armamento y a ultima hora por la tarde, el curso para cabos, aunque también teníamos tiempo para pasear a la luz de la luna.

Imagen
subir foto
Por la izquierda: Victor, Martín”General” y el Instructor de la chabola

Por esas fechas también comenzamos ha realizar ejercicios de tiro, colocaron unas dianas a 25 metros y nosotros tumbados en el suelo con los mosquetones, nos dieron 5 balas y a tirar, mas adelante pasaron a 50 metros y por último a 100 metros, no lo recuerdo exactamente como fue la odisea del tiro, pero creo que fui bastante malo en el tiro a 100 metros, la primera vez no di ni una, por lo que tuve que repetir, hasta que acerté, algunos de mis compañeros, se llevaron unos guantazos por levantarse sin terminar la munición, también nos enseñaron a tirar granadas, la verdad que el material estaba en pésimas condiciones, con las cintas de las granadas enganchadas en la carcasa metálica oxidada y no explotaban.
Una de las sorpresas que me llevé fue el día que realizamos una marcha todo el campamento, pasamos de estar en un terreno árido y sin una brizna de hierba, a un terreno lleno de colorido, como era la huerta de las Palmeras, y nos llegamos hasta la zona de los pozos, donde se cultivaban toda clase de hortalizas tomates, pimientos etc.

Imagen
imagen jpg
Imagen
imagen jpg
En la Huerta de las Palmeras

Entrado ya el mes de Julio, comenzamos a realizar los entrenamientos para la jura de bandera, por lo que realizábamos la instrucción en el campo que estaba delante de Tiradores 1.

El día de la jura de bandera fue trepidante, ya muy temprano todos uniformados en la explanada de Tiradores 1, con un sol que se cocían las moscas, el 7 de Agosto de 1966 besé la bandera de la patria, una vez terminado el acto oficial, nos lo pasamos de miedo nos dieron rancho especial en el mismo comedor de siempre es decir: “el suelo” del campo, nos dieron café y las copas corrieron de nuestra cuenta, así como los puros, nos sacamos fotos de todos los de la chabola juntos terminamos un poco chispas y hasta al instructor lo subimos a hombros.

Imagen
subir foto
Los Componentes de la chabola jura de bandera

Imagen
subir fotos gratis
Jura de bandera

Imagen
imagen
A los postres todos nos tratamos de tu

Una vez pasada la jura de bandera ya la instrucción se relajó mucho, prácticamente todos estábamos a la espera de que nos comunicaran nuestros destinos, y seguíamos con el curso para cabos.

Por fin a mediados del mes llegaron nuestros destinos y pude leer en el tablón de anuncios.

Victor Marcos González (siempre se comían el “de” de mi apellido)
Bon.Mixto de Ingenieros
Cia.Transmisiones

Por fin dejábamos de ser reclutas (o eso creíamos) y la última semana de Agosto bajábamos a Sidi Ifni y me incorporaba a mi destino.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 10, 3:24
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (III): Bon. Mixto de Ingenieros

Al fin, con nuestro petate al hombro, entrábamos por la puerta del Bon. Mixto de Ingenieros. Al mando del cual estaba el Comandante en Jefe D. Aníbal Sotelo Ramos.

Imagen
subir foto
Vista aérea Bon Mixto de Ingenieros (foto cedida por el Comandante Matías Pulido).

Al trasladarnos desde el Campamento, mi sorpresa fue que al compañero Mardones, también le habían destinado al mismo Batallón, en unos días, se enterará que va a la compañía Plana Mayor, como peluquero durante todo el periodo de mili, pues ese era su oficio en la vida civil. Tendrá un cuarto donde ejercerá su profesión, en la trasera de uno de los barracones, y pegado a la pista de cemento que usábamos para deporte.

En Muskiz tenía una peluquería de caballeros como el me relató, a los diez años, poco mas o menos, de licenciarnos, tuve la oportunidad de verle en varias ocasiones en Baracaldo y había cambiado de oficio, en esa ocasión era transportista, desde entonces no he vuelto a verle.

A la llegada al batallón, a los reclutas que llegamos del campamento de instrucción B.I.R. (Batallón Instrucción de Reclutas) nos sitúan en lo que antiguamente debieron de ser unos servicios habilitados con literas, aquí deberemos de permanecer hasta que, en los barracones de las compañías, nos dejen sitio los veteranos, que tendrían que haberse licenciado, pero que tendrán que esperar a que lleguen los aviones para transportarlos hasta la península, hecho que sucederá en la segunda quincena de septiembre. Lo primero que haremos será engrosar la brigada de trabajo.

Imagen
subir fotos online
Mi primera vivienda Bon. Mixto de Ingenieros

Una vez los veteranos son licenciados, nos pasan al barracón de la compañía de Transmisiones. En el, la camaradería es bastante buena, llegando a intimar en especial con dos compañeros, “Blanco” asturiano de Mieres y “Fernando” de San Sebastián, muy a menudo salíamos juntos a Sidi Ifni, o bien a tomar unas cervezas, o a pasear, también alguna vez fuimos al cine.
Todos los sábados por la mañana, “Zafarrancho de limpieza”, sacábamos nuestras colchonetas, petates, mantas, etc. etc. En fin, todo lo que se podía mover y al patio con ello. Seguidamente a fumigar todas las literas, limpiar los suelos con zotal y todo eso, para tratar de eliminar a los huéspedes no invitados, “las chinches, pulgas y demás intrusos”, una vez terminado lo dejábamos que se airearía durante un par de horas, y de nuevo todo dentro, con este procedimiento conseguíamos dos cosas, la primera, limpiar el barracón, y la segunda, tratar de quitar el olor a "tigre" acumulado durante toda la semana, ya que el agua estaba bastante racionada, por lo que sólo nos dejaban ducharnos tres días a la semana o en casos excepcionales.

En el Batallón se estaban construyendo unos barracones nuevos detrás de los servicios, y para hacer las zanjas donde iban los muros, a todos los “reclutas” recién bajados del campamento, (porque muy a nuestro pesar seguíamos siendo reclutas), nos dieron unos picos y/o palas y a trabajar. Recuerdo que, ya por la tarde, muchos de mis compañeros, y yo mismo, teníamos las manos llenas de ampollas reventadas, y nos fuimos al botiquín a curarnos, por lo que el Sargento que estaba al cargo de las obras, nos dijo que al día siguiente le mandaran hombres, no “señoritas”, por lo que algunos compañeros y yo, no volvimos a pisar las obras.

Durante los siguientes días y después de unas entrevistas, seremos distribuidos en las distintas compañías. Cia. Plana Mayor, integrado por soldados de servicios tales como oficinistas, peluqueros, sanitarios, etc. Cia. Zapadores, serán los encargados de construir puentes volantes, zanjas, etc. Y Cia. Transmisiones, que se encargarán de las comunicaciones vía radio y telefonía, como mis estudios en la vida civil eran de electrónica, me incorporan a esta compañía.

Un dato curioso fue comprobar que todos los soldados que formamos parte de la compañía de transmisiones, reclutas y veteranos, o bien trabajan en la Telefónica, o bien somos de alguna rama de la electrónica.

Era de entender, ya que las líneas telefónicas y de transmisiones en todo el territorio de Ifni, estaban a cargo del ejército y dependían del personal del Bon. Mixto de Ingenieros.

Los primeros contactos que tengo son en el taller de radio, situado en la parte derecha del Bon., donde el Sargento Flores Almagro, mecánico especialista de transmisiones, encargado del Taller de Radio, tenía a su cargo las reparaciones de los equipos de radio de la Cía., y también reparaba los radioteléfonos de La Legión y Tiradores; el otro Sargento Especialista del Taller era Martín Ríos, encargado de la telefonía, teléfonos y centrales, etc. etc. Aquí nos hicieron una prueba a varios reclutas, ya que el soldado veterano que estaba en reparaciones, se licenciaba, y necesitaban cubrir la plaza, no pasé la prueba, por lo que me incorporaron a la sección de Radio.

En esta sección, y durante el periodo de aprendizaje de las transmisiones por radio y del sistema Morse, el encargado de metérnoslo todo en la cabeza era el Sargento Matias Pulido, incluso recuerdo una clave que usábamos de codificación, era la “CLAVEPUIDO”.

En estos días de Febrero 2009 y gracias a Internet y al RINCON, he tenido la suerte de poder contactar con mi maestro, el hoy Comandante Matías Pulido.

Imagen
subirimagenes
Ya soy cabo

Durante los meses septiembre, octubre, y mediados de noviembre, oficiará como buen maestro, nos instruirá en el manejo de las distintas emisoras de radio, así como del código Morse, llegando a tener bastante soltura, con los puntos y rayas al final del curso.
Durante ese periodo, compaginaba mi aprendizaje de la radio con los cursos para cabo. En el tiempo que duró el curso de radio, entre semana solo realizábamos servicio de refuerzos por las noches en el Bon., la Gasolinera, o en las antenas de la Red Permanente, y algún fin de semana también me tocó alguna guardia en el Bon., todos estos servicios los hice de cabo, porque aunque algunos los realicé sin serlo todavía, no había suficientes cabos en la compañía por lo que los que estábamos haciendo el curso nos consideraban como tales.

Y por fin, el día 5 de octubre de 1966, tuvimos el examen para cabo en el Cuartel de Tiradores 1, nos presentamos cerca de 60 soldados, el examen fue muy sencillo, por lo que cuando lo terminamos, hablando entre los compañeros que subimos del Bon., todos opinábamos que lo aprobaríamos sin problemas, el Nombramiento de empleo de cabo , nos llego el 28 de octubre de 1966 y desde ese momento ya teníamos nuestros galones.

Los domingos, obligatoriamente, toda la tropa así como suboficiales, oficiales y jefes, debíamos asistir a la Misa de campaña, que se realizaba en el acuartelamiento, en la pista de cemento, todos en formación asistíamos a ella, incluidos los componentes de la guardia que no estaban de servicio en ese momento.

Imagen
subefotos

Imagen
sube

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 12, 10:57
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
En fechas de primeros de octubre, por mediación del capellán de Bon., contacté con el capellán que estaba a cargo de la Iglesia de Santa Cruz de Sidi Ifni, y bajo su dirección, creamos un coro entre niños y niñas, con los que preparamos en la misión católica, durante una semana por las tardes, la misa para el 12 de Octubre, fiesta de la Virgen del Pilar. (En mi niñez, de los siete a los catorce años, formé parte del coro de monaguillos de la Catedral Santiago de Bilbao, por lo que el coro de las misas, se me daba bastante bien). Ese fue uno de los momentos imborrables de mi estancia en Ifni.
Imagen
hosting imagenes

En el Bon., también en esas fechas, estuvimos preparando, (Formaba parte de la tradición), un carro formando el escudo del Bon. Mixto de Ingenieros, relleno de frutas del lugar, que unos compañeros del batallón, ataviados con ropas de pastores Canarios llevando unos corderos, así como otros, vestidos de campesinos, arrastraban el carro para presentárselo a la Virgen.

Para terminar el Curso de radio, realizamos practicas con los equipos de radio enlace transportable de microondas, Cable Hertziano B-70 de nacionalidad Española y frecuencia de uso 4,5 GHZ., sacamos el equipo al patio, y otros compañeros marcharon en vehículos, con otro equipo igual para realizar la transmisión, estos equipos de alcance entre 40/50 Km. Son ópticos, por lo que no pueden tener ningún obstáculo de terreno entre ellos, y para que la transmisión sea perfecta necesariamente se tienen que ver.

Imagen
subir fotos a internet

También prepararon los mandos una simulación de localización de una emisora clandestina, a la que tuvimos que localizar por el sistema de triangulación, usando para tal fin radiogoniómetros de campaña Telefunken P100, uno lo colocamos fijo en el Bon., y otros compañeros marcharon con los otros equipos montados en vehículos, una emisora a la que consideraríamos clandestina, y dos radiogoniómetros móviles, la verdad es que ese día lo recuerdo con agrado, ya que vistas las películas de espías que el cine nos ha ilustrado, y la forma en que tenían de buscar las emisoras de los espías, no eran nada en comparación con lo que ese día vivimos, montar todos los equipos, realizar la búsqueda, localizar la emisora clandestina, terminar la operación recogiendo de nuevo todos los equipos, fue una experiencia muy gratificante.

Imagen
sube
Imagen
subir fotos


También prepararon los mandos una simulación de localización de una emisora clandestina, a la que tuvimos que localizar por el sistema de triangulación, usando para tal fin radiogoniómetros de campaña Telefunken P100, uno lo colocamos fijo en el Bon., y otros compañeros marcharon con los otros equipos montados en vehículos, una emisora a la que consideraríamos clandestina, y dos radiogoniómetros móviles, la verdad es que ese día lo recuerdo con agrado, ya que vistas las películas de espías que el cine nos ha ilustrado, y la forma en que tenían de buscar las emisoras de los espías, no eran nada en comparación con lo que ese día vivimos, montar todos los equipos, realizar la búsqueda, localizar la emisora clandestina, terminar la operación recogiendo de nuevo todos los equipos, fue una experiencia muy gratificante.

Tambien en aquellos días, se realizaron maniobras generales en todo el territorio, en el que participaron todas las fuerzas de Ifni. Nuestro batallón participó mandando de la compañía de zapadores un equipo para construir un puente portátil, los de transmisiones participamos en las maniobras con nuestras emisoras portátiles y a bordo de vehículos, a mi me tocó ir en uno de los camiones en los que se transportaba la tropa, para la construcción del puente, con un radioteléfono.

Del 7 al 12 de noviembre participé, en el grupo Tiradores l, de ejercicios espirituales, pues aparte de ejercitar el cuerpo en las diferentes disciplinas, también el espíritu merece que se le ejercite

Imagen
subir fotos online

Foto de grupo. Víctor sentado 4º por la Izquierda.

Esta misma fotografía se publicó en el periódico con el siguiente texto: "Bajo la dirección de los capellanes don Constantino Gómez Gimeno y don Félix Cereceda Tobalina, han tenido lugar en el Grupo de Tiradores de Ifni número 1, una tanda de ejercicios espirituales para soldados de la Plaza. En el grabado, los asistentes al mismo posan junto al monolito que se levanta ante el referido acuartelamiento".


Una vez terminado el curso de radio, todos los compañeros fuimos distribuidos por las distintas secciones, unos fueron a la red de escuchas, situada en la planta baja del edificio del Estado Mayor. La red de escuchas realizaba un seguimiento de todas las frecuencias, que las radioemisoras de Marruecos empleaban para transmitir mensajes a sus distintos destacamentos, recopilar toda la información y pasarla para su transcripción y su posterior análisis.
Otros compañeros pasaron a formar parte de los operardores que manejaban la central telefónica de la red urbana, situada en el mismo edificio de la red permanente, Calle Seis de Abril, en los altos de Correos. Y finalmente, cuatro más a la red de radio de campaña, situadas en BUYARIFEN, USSUGUN, GURRAN y AYAIAX.

A mi me tocó Ussugun, mi estancia en la montaña la dejo para otra Carta...

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 14, 11:10
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (IV): en la montaña Ussugun

En un vehículo todo terreno tipo jeep, me suben con mi petate y todas mis escasas pertenencias hasta la montaña Ussugun, el compañero Manuel Castells (Valenciano), me recibe con agrado y me enseña el habitáculo que deberemos compartir, una estancia de dos habitaciones sin puerta, separadas por un pequeño muro, en una estaba la estación de radio y una centralilla de telefonía, en la otra dos camas metálicas, nuestro habitáculo esta integrado en una serie de edificaciones del P.M. (Puesto de Mando), me comenta sus conocimientos sobre el lugar, me indica lo mas principal, donde está situado el depósito del agua potable, al que semanalmente, con un camión aljibe nos abastecerán, y deberemos revisar periódicamente por si hubiese necesidad de pedirla.

Imagen
subir fotos
Radioteléfono ligero AN/PRC-6.
Características
Potencia: 0,25 W
Alcance: 1,600 m.
Frecuencia: de 44 a 55 Mc/s.
Canales: un canal presintonizado.
Uso: unidades de Infantería

Las edificaciones estaban construidas con ladrillos de adobe y techos de bovedilla. Justo al poco de llegar estuvo lloviendo, mas que llover diluviar, durante tres días seguidos, por lo que el agua entraba por el techo, así que colocamos unos plásticos tapando la emisora y centralita, las camas las colocamos en literas, también pusimos otro plástico en la litera superior, y a dormir los dos juntos en la inferior.

Estas fuertes lluvias dejaron impracticables algunas de las pistas, que unían los distintos puestos de mando diseminados a lo largo de la montaña, fue la primera y única vez que llovió con tanta intensidad en todo el tiempo que estuve en Ifni, durante varios días los tiradores, tanto del grupo 1 como del 2, fueron los encargados de volver a poner las pistas en orden.

En el P.M. de Ussugun, estaba desplegada una compañía de tiradores, a las órdenes de un capitán. Esta compañía estaba distribuida por las cotas 348, 295, 304, 270 y el propio P.M.. En toda la frontera con Marruecos estaban distribuidos los distintos Tabor y compañías de Tiradores 1 y 2, en los puestos de mando principales existía una red de estaciones de radio y centrales telefónicas de campaña, tanto el material como los soldados, pertenecíamos a la sección de radio de la Compañía de Transmisiones del Bon. Mixto de Ingenieros, de la cual mi compañero Manuel y yo formábamos parte. En esta malla, cuya "Directora" era la emisora de E.M. (Estado Mayor Sidi Ifni) y las secundarias estaban en las posiciones siguientes: BULLARIFEN – GURRAN – USSUGUN – AYAIAX, a cargo de cada una estábamos 1 Cabo y 1 Soldado.

Entre el P.M. y las cotas no había caminos, tenían que ir campo a través. Diariamente hacia el mediodía y por la tarde, de las distintas cotas, llegaban tres o cuatro soldados con marmitas para recoger la comida de todos sus compañeros, ya que nos la subían en camión al P.M., desde ID NACUS, donde según nos dijeron estaban las cocinas para toda la zona, llegaba un poco mareada del viaje pero no había más, una pequeña odisea que tratábamos de suplirla con latas. Para el desayuno nos la componíamos como podíamos.

Nuestra misión en la montaña consistía en mantener los equipos, tanto de telefonía local como de las transmisiones vía radio, con el E.M., la central telefónica de campaña, estaba conectada con las cotas dependientes del puesto de mando 270, 295, 304 y 348.

La línea exterior estaba formada por Universidad, Id Nacus, E.M. y la 243, esta perteneciente al puesto de mando “Xarafa”. El funcionamiento de la central de campaña de 10 líneas era muy simple, disponía de una pila de gran tamaño, las llamadas se hacían bajando un pestillo correspondiente al destino, y girando una manivela, para que una magneto enviara la señal, una chicharra sonaba en el otro extremo (la chicharra es una especie de timbre eléctrico) manteniendo el contacto. Estas pilas las usábamos también para alimentar nuestros pequeños radio transistores, con los que pasábamos el rato sintonizando emisoras de Canarias (recuerdo que esta pila me la dio en el Batallón un veterano que se licenció en septiembre del 66, me acompañó durante toda mi estancia en Ifni, y cuando me licencié en septiembre del 67, se la entregué a otro recluta, parecía no tener fin dado su tamaño).

Entre los dos compañeros establecimos de mutuo acuerdo el realizar el servicio cada 24 horas, por lo que el que estaba libre era el encargado de realizar otras labores, como recoger la comida para los dos, y cada semana uno de los dos, con un pequeño macuto al hombro se encargaba de bajar al Batallón. Lo primero que hacíamos era pegarnos una buena ducha, ya que en la montaña nos lavábamos como los gatos, cambiarnos de ropa y a continuación recoger la correspondencia, equiparnos con algunas latas para variar el menú del rancho, que comprábamos en la cantina del batallón, así como leche condensada, café (para los desayunos) papel, cartas, etc. etc. Yo comía en el batallón y ya por la tarde, de vuelta a la montaña, por el tiempo que tardaba en recorrer la distancia “una hora y media”, calculo que habría de 8 a 10 Km., el camino lo hacíamos andando y si teníamos suerte, subíamos con algún camión de pertrechos, que eran pocas las veces.

La conexión telefónica con las cotas se realizaba con cable tirado por la superficie de terreno pedregoso, por lo que estaba bastante deteriorado. De vez en cuando la conexión se cortaba, así que, el que estaba libre, se encargaba de recorrer el terreno siguiendo el cable hasta encontrar el corte, lo empalmábamos y reforzábamos con alambre sujeto con cuerda. Para este menester solíamos llevar un radioteléfono portátil, un “AN-PRC 6” perteneciente a la Cia. de Tiradores para contactar con la cota afectada por el corte, nos llegábamos hasta esta, contactábamos con el puesto de mando por el teléfono y volvíamos.

Las cotas que pude visitar en mi estancia en Ussugun, se pueden describir como unas rudimentarias trincheras escavadas en la tierra, que unían unas pequeñas edificaciones, donde estaba desplegado el armamento, ametralladoras pesadas, ligeras y otro material bélico, así como los habitáculos donde la tropa, compuesta de no más de 10 soldados, 2 cabos, un Cabo 1º o un Sargento, se encargaban de vigilar la frontera con Marruecos. Estas estaban rodeadas de alambradas y, en algunos casos, existían minas desplegadas con carteles indicándolo. En toda la montaña no había luz, por lo que las velas abundaban, y en cuanto llegaba la noche todos estábamos retirados en nuestros habitáculos. En las noches despejadas sin luna, era fantástico mirar al cielo y ver todas las estrellas relucientes, todavía lo recuerdo, nunca he vuelto a ver unas noches tan bellas.

También, por que no decirlo, teníamos tiempo para charlar, durante días mi compañero Manuel me hizo un relato de su vida, en los meses desde que se enteró que le había tocado hacer el servicio militar en IFNI, dejó los estudios y se recorrió toda Europa en Autostop, me narró todas las aventuras que vivió.

Imagen
sube fotos
La famosa estación de radio MK-II de 16 w se empezó a utilizar en la II Guerra mundial, se usó en la península y el Sahara e Ifni hasta los años 70.
(Imágen del Catálogo del PCMMT)

La estación de radio, una “MK II”, era alimentada por una batería de 12 voltios de grandes dimensiones, teníamos otra de repuesto para no quedarnos “colgados”. Cuando se descargaba la sacábamos al campo, y con un motor generador la cargábamos. Lo hacíamos así porque el motor metía un ruido de mil diablos, no había quien parase al lado, la gasolina nos la proporcionaban los camiones que nos subían la comida.
En la tapa de la emisora teníamos escrito la frecuencia de transmisión, así como los indicativos de la estación. Normalmente la usábamos para transmitir por fonia (hablado) las novedades a la directora “E.M.” (Estado Mayor), todos los días a las 8 de la tarde (era la hora que nuestra estación tenía asignada para la retransmisión), siguiendo las instrucciones dadas. Además de las novedades propias, transmitíamos las que nos pasaba el puesto avanzado, situado a unos 100 metros de la cota 295, que no era mas que una rudimentaria edificación, en una altura fuera de las alambradas, en terreno de nadie, desde donde un soldado (sólo se ocupaba durante el día), con unos prismáticos, divisaba unas cabilas ocupadas por soldados marroquíes en una vaguada cercana. Al atardecer el soldado bajaba hasta la cota, y desde el teléfono de la misma, nos pasaba los informes. Una vez visité este puesto y pude ver las cabilas de los Marroquíes y las anotaciones que nos hacían en un cuaderno, estas eran del tipo “a las 10 horas un soldado ha salido a inspeccionar el terreno”, “a las 13 horas llega el camión de la comida”, ”a las 14 horas se marcha el camión”, etc. etc.

En todo el periodo que permanecí en Ussugun, solo dos días transmití la señal en Morse y cifrado, fueron el 7 y 8 de diciembre de 1966, en que todo el territorio se puso en estado de alerta.

Los hechos comenzaron el día 7, cuando le pasamos una llamada telefónica urgente del E.M. al capitán del puesto de mando, este nos informó de las noticias que le habían comunicado “se estaban produciendo movimientos de tropas en la zona de Agadir”, acto seguido el capitán nos transmite, “hasta nueva orden”, las cotas deberán llamarnos telefónicamente cada hora, pasarle directamente las novedades a él en persona, nosotros recibiremos algo mas tarde nuestras propias ordenes en cuanto al funcionamiento de la estación de radio, cada dos horas en morse y cifrado enlazaríamos con nuestra directora E.M., para transmitir las novedades.

Durante algo mas de 24 horas permanecimos los dos de guardia, cada hora las cotas comenzaron a llamarnos para transmitirnos sus novedades, cuando teníamos las de todas, le pasábamos los informes al capitán, seguidamente por la estación de radio, a nuestra directora en morse y cifrado.

El mismo día 8 por la tarde nos llega la información, todo había resultado ser que las tropas fueron a reprimir unas manifestaciones de obreros en huelga en Agadir, pero estuvimos dos días “acojonaditos”, valga la expresión, desde el capitán hasta el último soldado. Fue también la única vez que a nosotros nos obligaron a mantener nuestro CETME con el cargador colocado, pero con el seguro puesto.

Imagen
sube fotos
En la estación de radio MK-II, en la montaña USSUGUN

Para describir el tiempo que teníamos libre, puedo decir que nunca en mi vida he dormido tanto como en la montaña, algunos días que me tocaba libre, no teniendo nada que hacer me quedaba dormido, en una ocasión permanecí durante “18 horas” mi record, puede parecer mentira pero es cierto, esto ocurrió en los días posteriores a los acontecimientos anteriormente descritos.
Solíamos visitar, cuando la ocasión se terciaba, unas chumberas que teníamos en la zona y de la que varias veces comimos higos chumbos, muy exquisitos por cierto.

La semana anterior a las Navidades le tocó bajar al compañero a Sidi Ifni, recogió la correspondencia, así como unos paquetes que nos habían mandado a él y a mi nuestros familiares respectivos, en ellos nos mandaban unos chorizos, jamón, así como algo de turrón y algunas latas. Por nuestra cuenta compramos también algunas latas más, un par de paquetes de cigarrillos, “Antillana extra con filtro” a 4 Ptas. cada uno, no fumábamos mucho 2 o tres cigarrillos al día, y “güisqui“. ¿Por qué esto y no una botella de vino?, por la sencilla razón de que la botella de VAT 69 (era la que había en la cantina del batallón) costaba 75 Ptas., y la de vino mas bien malo, 115 Ptas., así que la navidad y nochevieja comimos con Whisky.

Nos podíamos permitir ciertos lujos, mi compañero Manuel como soldado cobraba 150 Pts. al mes y yo 400 Pts. En esta ocasión juntamos todos nuestros dineros y nos dimos ciertos caprichos.

Sin más sobresaltos terminó el año 66, y comenzó un nuevo año con todos los que estábamos en el P.M., mandos, suboficiales y tropa, un poco chispas acabamos la noche contando chistes.

El 2 de Enero de 1967, serian las 9 de la mañana, me llaman por teléfono y me indican que, “prepárate el petate ya que por la tarde te iremos a buscar, mandaremos a otro para sustituirte en el puesto”, aunque me insinuaron algo de lo que pasaba, no me lo confirmaron.

Nada mas bajar al Batallón tengo que pasar por la oficina de la Compañía, todo fueron prisas, el capitán me comunica “rápidamente prepara todo lo que necesites llevar, el resto al almacén del furriel para guardarlo hasta tu regreso, tienes que marchar hacia Madrid en compañía de otros tres, para hacer el curso de radiotelegrafista de 1ª, mañana mismo tendrás todos los papeles en regla”.

Al día siguiente, ya mas tranquilos, nos llaman a los cuatro componentes de la expedición, el cabo “Fernando”, de San Sebastián, el soldado “Blanco”, de Mieres (Asturias), otro soldado, del que no recuerdo su nombre, de Galicia y yo. Nos dan los papeles del pasaporte, los billetes de avión con destino al aeropuerto militar de Gando (Las palmas de Gran Canaria). En la relación del pasaporte, Víctor Marcos González figuraba como responsable de la expedición (esta documentación no la conservo la tuve que entregar nada mas llegar a Madrid).

El día 4 de Enero de 1967 salíamos los cuatro, en un pequeño bimotor de IBERIA, con más pasajeros con destino a Las Palmas de Gran Canaria.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 16, 10:30
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (V): viaje, estancia en Madrid y regreso

El mismo día 4 de Enero mis tres compañeros y yo, llegábamos al aeropuerto militar de Gando de Las Palmas de Gran Canaria. En un pequeño autobús somos trasladados hasta el cuartel situado en la Isleta. En la misma entrada, al suboficial de guardia, entregamos nuestro documento, y nos instala en la Compañía de Transeúntes a la espera, nos dice, de encontrarnos pasaje para la península. La Cia. de Transeúntes se componía en su mayoría de personal procedente de todas las zonas del Sahara, así como de Ifni, que componen las distintas representaciones de los cuerpos del Ejercito, y que disponen de representación en La Capitanía General de Canarias.

Imagen
subir imagenes gratis
Playa de Las Canteras. Al fondo, en la montaña, se pueden ver los cuarteles de "La Isleta".


En estas circunstancias fue cuando conocí Canarias, y por vez primera, un 6 de Enero de 1967, día de Reyes, me bañaba con un sol radiante en la playa de Las Canteras. Durante 15 días más disfrutamos de esa playa, ya que al estar el cuartel cerca, la visitábamos a menudo.

Nuestra labor dentro de la compañía se limitaba a la realización de vigilancia del barracón, por lo que disponíamos de mucho tiempo libre, lo que aprovechamos para realizar visitas por la ciudad, montar en la “guagua” para desplazarnos por ella, y poder disfrutar del tiempo soleado que había en esas fechas.

Una vez nos encontraron pasaje para la península, nos embarcamos en el Puerto de la Luz en un barco carguero, pequeño y sucio, de la Transmediterránea, y el 19 de Enero zarpábamos rumbo a Cádiz. El rancho era deplorable, para dormir teníamos la cubierta de la bodega, nos dieron unas mantas que hicieron las veces de colchón. Las primeras horas nos sentíamos como mareados sin estarlo. Todo el trayecto hasta la península lo pasé en la cubierta, de la punta de proa hasta la popa ,viendo el mar, esperando encontrar algún delfín, ya que según nos dijeron. solían acompañar a los buques que circulaban por la zona, pero no llegamos a ver ninguno. También en esta ocasión era la primera vez que hacia una travesía tan larga en barco. No recuerdo las horas que duró dicha travesía, pero rondó las 70 horas, ya que tres noches las pasamos en el barco. Añadiré que en Canarias se nos agregó un compañero que estaba haciendo la mili en el Sahara, y que por enfermedad marchaba a su tierra Cádiz.

Desembarcamos en Cádiz, el compañero añadido en Canarias nos paseó por su ciudad, visitamos el puerto, la bahía, y en un bar conocido por él, comimos unos bocadillos, seguidamente nos llevo a una bodega, donde fuimos probando los distintos vinos de las barricas, a cual mejor, por lo que sin darnos cuenta agarramos una buena, que fuimos a dormirla a una pensión.

Al día siguiente, muy temprano, nos acercamos hasta la estación de RENFE. Presentamos la documentación y nos metieron en clase 3ª del tren correo con destino Madrid. Al llegar con una semana de adelanto para el comienzo del curso, reunimos todos los dineros que disponíamos entre los cuatro, lo repartimos e hicimos un pacto (extraoficialmente, claro está), nos marcharíamos cada uno por nuestra cuenta a nuestra tierra, San Sebastián, Mieres, Galicia y Bilbao, para visitar ha nuestras respectivas novias y familias, pues llevábamos casi nueve meses sin estar por casa, con la obligación de presentarnos en la Estación del Norte por la mañana, lo mas temprano posible, el día 31 de Enero, ya que el curso comenzaba el 1 de Febrero.

Una vez transcurridos los siete días, el mismo 31 de Enero nos reuníamos los cuatro en la Estación del Norte, en esta ocasión de paisano, y con la ropa militar en una bolsa de viaje. Nos acercamos hasta la calle La Victoria, pegando a la Puerta del Sol, donde nos aconsejaron una pensión para poder dejar nuestra ropa de paisano (Pensión el Cordobés). Así lo hicimos y nos cambiamos a la ropa militar, en autobús nos desplazamos hasta El Centro Operativo de la Escuela de Ingenieros del Ejercito en Campamento, muy cerca de Madrid.

Nada mas entrar por la puerta del cuartel, comprobamos que la disciplina era completamente diferente a lo que teníamos por costumbre en IFNI, donde teníamos obligación de efectuar el saludo, incluso a los cabos 1º.

Imagen
imagen jpg
En Madrid, mi amigo Molina y yo

En el cuartel me encuentro con un amigo, “Molina” de Bilbao, que está haciendo la mili en este, somos de la misma quinta y amigos del mismo barrio, no tendremos la oportunidad de poder estar juntos, ya que el los fines de semana que tiene libres, se marcha para Bilbao. Sólo entre semana nos veremos de vez en cuando.

Las clases estaban divididas en dos materias, un Alférez de complemento, que había terminado la carrera de Ingeniero de Telecomunicaciones, nos daba las clases de Tecnología de Radio, y un sargento las de Morse. Con el transcurso de los días llegamos a transmitir con manipulador doble. El Alférez era nuestro jefe de estudios, por lo que siempre que teníamos algún problema acudíamos a él.

Recuerdo una anécdota ocurrida un fin de semana. Para salir del cuartel los viernes al atardecer, primero pasábamos por el pelos que nos arreglaba la cabeza, había cierto Sargento que cuando le tocaba de semana, a los de la sección de radio nos llamaba los “estudiantes”, ya que al estar rebajados de todo servicio durante la semana, por la mañana las clases, por la tarde libres, y los fines de semana siempre los teníamos libres para poder salir a Madrid, y pasar el fin de semana en la Capital, nos llegábamos hasta la pensión, nos cambiábamos a la ropa de paisano y a visitar sitios. Bueno a lo que iba, llegó cierto viernes y nos dijo que los de la sección de radio ese fin de semana no salíamos si no nos cortábamos el pelo al cero, fuimos otro compañero y yo, le comentamos a nuestro Alférez lo que pasaba, “dejadlo en mi mano nos dijo” llamó al Sargento y lo metió en su despacho, cuando al rato salio nos formó a todos los “estudiantes” y de muy mala gaita nos mando marchar, fue la ultima vez que se metió con nosotros.

El tiempo que duró el curso, desde el 1 de Febrero al 17 de Marzo, el Alférez se portó con nosotros como lo que era: un Caballero. Siempre estaba dispuesto a ayudarnos en todo, la pena es que no recuerdo su nombre, el tiempo que estuvimos, mas parecía un centro de enseñanza que un cuartel, pero todo termina. El día 18 de marzo por la mañana nos entregan el documento pasaporte para nuestro regreso a IFNI. Salimos del cuartel, nos llegamos hasta la pensión, nos cambiamos de ropa y nuevamente el pacto, otros siete días perdidos por nuestras respectivas ciudades, día de vuelta a Madrid 26 de Marzo. En esta ocasión el viaje fue mas tranquilo, pues íbamos de paisano.

Imagen
Billete del vuelo Gando (Las Palmas) a Ifni y seguro de accidentes

Transcurrida esta semana de asueto, nos encontramos de nuevo en Madrid y cogemos el tren, esta vez nos dan billete con destino a Sevilla, a la que llegamos el día 27 de mañana. En la misma estación nos indican al cuartel que tenemos que ir para que nos tramiten el pasaje para Canarias, esta vez la cosa es rápida y nos dan los papeles para el día siguiente.

Aprovechamos el día para poder realizar nuestras visitas, como no podía ser de otra manera visitamos, La Plaza de España, la Torre del Oro y la Giralda, así como otras zonas de Sevilla.

En otro buque de la Transmediterránea, en esta ocasión tenemos mas suerte, el buque es mas moderno, aunque siga siendo un carguero sin pasaje. La salida es a las 6 de la mañana de Sevilla, por lo que al ser de noche, nos perdimos de ver toda la travesía por el Guadalquivir y la desembocadura en Sanlúcar de Barrameda.

La llegada a Las palmas de Gran Canaria en esta ocasión es mas rápida, sólo pasaremos dos noches, por lo que calculo que tardaríamos unas 60 horas. La comida sigue siendo igual de mala y la cama la misma, la cubierta de carga sobre unas mantas para pasar la noche. Tengo pocos recuerdos de esta travesía, por lo que supongo transcurriría sin ninguna incidencia especialmente reseñable.

Al llegar a Canarias volveremos a estar en el mismo cuartel que en Enero y la misma Cia. de Transeúntes, a la espera de nuestro traslado a IFNI vía aérea. Volveremos a visitar la playa y nuestro recorrido por Las Palmas en la guagua, en esta ocasión la espera será mas larga, deberemos de realizar servicios de vigilancia de la compañía como cabo cuartel, y muchas horas para no hacer nada, las que aprovechábamos para salir por la ciudad, los días transcurrieron placidamente y el 20 de Abril, nos darán pasaje para el vuelo de Iberia , con su correspondiente tique de Seguro de Accidentes de Vuelo, rumbo a Sidi Ifni.

Así que nuestro reencuentro con IFNI será el 20 de Abril de 1967 al atardecer...

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 17, 9:38
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (y VI): vuelta a Ifni y final.

A mi llegada de nuevo a Ifni, el día 23 de Abril, me toca guardia, será la última que realice en el Bon. Mixto de Ingenieros. A los pocos días, de nuevo, me trasladan a la montaña Ussugun, donde vuelvo a reencontrarme con mis líneas telefónicas, mi estación de radio, así como los paseos por las posiciones, las alambradas, las minas y la frontera. No tengo grandes recuerdos de mi segundo periodo en la montaña, por lo que supongo que toda mi capacidad de asombro se completó en mi primera etapa de mi estancia en Ussugun, por lo demás el tiempo transcurre placidamente, y esta vez sin sobresaltos, hasta que llega mi hora de relevo. El 15 de Julio de 1967 me despido de la montaña que ya no volveré a ver jamás.

Imagen
Mi última guardia en el Bon. Mixto (23-04-1967).

A los pocos días de bajar al Batallón, una fecha que no olvidaré, será el 18 de julio de 1967, siroco en IFNI. Es difícil describir que es un siroco si no se ha vivido uno, un calor sofocante que, a la sombra, puede alcanzar los 45 grados centígrados y al sol los 60, con un viento asfixiante que no te deja respirar. Durante los casi tres días que duró este, la convivencia en el Batallón fue especial, las duchas estuvieron abiertas durante todo el día, se nos permitió salir del mismo al pueblo en mangas de camisa, tomar el té en el chiringuito con los compañeros, y para dormir se nos permitió sacar las colchonetas a la pista de deportes, ya que al ser de cemento se estaba mas fresco que en la compañía.

Imagen
Tomando el té el día del Siroco (18-07-1967).

También por esos días recibí un giro de mi novia para comprarme una cámara de fotos, nos fuimos al zoco y tras mirar unas cuantas compré una Voigtlander. A partir de entonces las fotos las hacia yo y me las pasaban en la tienda:
Fernando fotos
Ait Iazza, 9
Sidi Ifni
Imagen
Cámara de fotos Voigtlander.

No es que me acuerde de la tienda, es que tenían la costumbre de poner el sello en el reverso de alguna de las fotos que revelaban, y todavía las conservo. Esta cámara me duró un montón de años, hacia unas fotos bastante elegantes.

Imagen
Cuarto de Furriel.

El 22 de Julio el cabo furriel de la compañía marcha de permiso por 40 días, y me proponen el destino, cosa que acepto. Durante ese tiempo dispondré de un cuarto donde haré prácticamente mi vida. A la vez era almacén de ropa, armería, oficina y dormitorio, mi labor consistirá en la limpieza del cuarto y de las armas, así como tener todo ordenado, por la mañana los tres furrieles del Bon., a saber, el de las Cias. Plana Mayor, Zapadores y yo, de Transmisiones, marchábamos en un vehículo con chofer a intendencia a recoger el pan, seguido al edificio de Correos para recoger la correspondencia, certificados y demás documentos. En ese tiempo tenía contacto mas estrecho con los cabos 1º y sargentos de semana de la Cia., a los que consultaba a la hora de confeccionar los estadillos de personal y demás cuestiones. Cuando era el caso del Cabo 1º al que le tocaba de semana, le preparaba una cama en el cuarto para dormir. Los sargentos disponían de otra estancia.

Imagen
Fernando y Víctor.

En esta ocasión contaré una anécdota que me sucedió: estando limpiando una pistola la había desmontado, todas las piezas las tenia ya limpias y al montarla, el muelle salió despedido, tuve que mover un montón de material llamar a mi amigo “Blanco”, para que me ayudara a mover algunas cajas pesadas, hasta que al final lo encontramos, pero tardamos mas de dos horas en encontrar el puñetero muelle, así que desde entonces, cada vez que desmontaba alguna arma para limpiarla, colocaba una manta por si acaso.


Fernando y Víctor. Por la tarde preparaba los servicios para el día siguiente, como es de suponer, lo primero preguntaba a mis amigos mas allegados por lo que ellos querían. Mi amigo “Blanco” las guardias las llevaba fatal, lo entendía, era un desastre con la ropa y tener que vestirse de guapo para realizarlas, así como limpiarse las botas, no le sentaba nada bien, por lo que estaba suscrito a la limpieza, (al aproximarse el mes de Septiembre nuestro licenciamiento, le presté alguna ropa usada que le faltaba, ya que la teníamos en sacos sin entregar, era una de las incongruencias del servicio militar, había que entregar toda la ropa que nos habían dado después de casi 17 meses de mili, así que era de entender que en el tiempo de entrega de la ropa, los reclutas, ponían un cuidado especial con toda su ropa por si había algo que se despistaba).

Imagen
Blanco y Víctor.

De vez en cuando había algún pequeño percance con los servicios, ya que el personal de nuestra compañía la mayoría estaba destinado entre los puestos de montaña, la telefonía y la escucha, además de los que se dedicaban a la reparación de las líneas. Había poco personal disponible, así que cada 48 horas les tocaba un servicio, y a los pobres reclutas les tocaba todas las guardias y refuerzos. Alguna vez se oía alguna pequeña protesta cuando el sargento de semana formaba la compañía antes de cenar, y yo leía el servicio para el día siguiente, al que siempre se añadía la coletilla “Alguna Objeción al servicio“.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 18, 11:28
Reporte este mensaje
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 26528
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO

Este escribió una carta o escribió la bliblia ? :lol: :lol: :lol: :lol:
Que era manchego el zagal ? :lol: :lol: :lol:


2017 04 18, 11:31
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Miguel el Bona escribió:

Este escribió una carta o escribió la bliblia ? :lol: :lol: :lol: :lol:
Que era manchego el zagal ? :lol: :lol: :lol:



no es manchego es paisano del allucar

El día 26 de Abril de 1966 la carta llegó en forma de citación del Ayuntamiento de Bilbao, se me ordenaba mi incorporación a filas el día 1 de mayo de 1966, destino: Sector de IFNI.


pero pienso que esta muy bien relatado todo

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 18, 11:34
Reporte este mensaje
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 26528
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
faustino ballesteros escribió:
Miguel el Bona escribió:

Este escribió una carta o escribió la bliblia ? :lol: :lol: :lol: :lol:
Que era manchego el zagal ? :lol: :lol: :lol:



no es manchego es paisano del allucar

El día 26 de Abril de 1966 la carta llegó en forma de citación del Ayuntamiento de Bilbao, se me ordenaba mi incorporación a filas el día 1 de mayo de 1966, destino: Sector de IFNI.


pero pienso que esta muy bien relatado todo


Ya decia yo y mira que me lo estaba preguntando .. ¿ Sera manchego o será vasco ?

No lo he leido aun, en poder lo leo y ya te diré ...


2017 04 18, 11:38
Reporte este mensaje
Perfil

Registrado: 2016 03 15, 4:30
Mensajes: 1021
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Miguel el Bona escribió:
faustino ballesteros escribió:
Miguel el Bona escribió:

Este escribió una carta o escribió la bliblia ? :lol: :lol: :lol: :lol:
Que era manchego el zagal ? :lol: :lol: :lol:



no es manchego es paisano del allucar

El día 26 de Abril de 1966 la carta llegó en forma de citación del Ayuntamiento de Bilbao, se me ordenaba mi incorporación a filas el día 1 de mayo de 1966, destino: Sector de IFNI.


pero pienso que esta muy bien relatado todo


Ya decia yo y mira que me lo estaba preguntando .. ¿ Sera manchego o será vasco ?

No lo he leido aun, en poder lo leo y ya te diré ...


¡CUIDADO!
Que el soldado era INGENIERO y eso "no lo es cualquiera".

Imagensubefotos
CITO TEXTO
El 22 de Julio el cabo furriel de la compañía marcha de permiso por 40 días, y me proponen el destino, cosa que acepto. Durante ese tiempo dispondré de un cuarto donde haré prácticamente mi vida. A la vez era almacén de ropa, armería, oficina y dormitorio, mi labor consistirá en la limpieza del cuarto y de las armas, así como tener todo ordenado, por la mañana los tres furrieles del Bon., a saber, el de las Cias. Plana Mayor, Zapadores y yo, de Transmisiones


Y además de Transmisiones.

Imagenimagen

LO HE CAMBIADO Y YO LAS VEO.

_________________
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 8

Imagen


Última edición por servando el 2017 04 18, 8:43, editado 1 vez en total



2017 04 18, 2:13
Reporte este mensaje
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 26528
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO

A ver Servando, muy coloquial la historia pero las fotos no se ven (404 No encontrado)


2017 04 18, 4:40
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Desde Mallorca tampoco se ven las fotos :lol: :lol: :lol:

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 18, 8:00
Reporte este mensaje
Perfil

Registrado: 2016 03 15, 4:30
Mensajes: 1021
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
faustino ballesteros escribió:
Desde Mallorca tampoco se ven las fotos :lol: :lol: :lol:
servando escribió:
Transmisiones
Miguel el Bona escribió:

A ver Servando, muy coloquial la historia pero las fotos no se ven (404 No encontrado)


¿se ve ahora?

Tiene que ser la máquina que me bloquea porque yo "ya se hacerlo" más o menos bien............. :? :? :? :? :? :? :? :?

_________________
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 8

Imagen


2017 04 18, 8:47
Reporte este mensaje
Perfil
Administrador
Avatar de Usuario

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 26528
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ahora siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii se ven estas dos.

A ver si es que no la sabes meter :lol: :lol: :lol: ( la afoto digo ) :lol: :lol: :lol:


2017 04 18, 8:53
Reporte este mensaje
Perfil

Registrado: 2016 03 15, 4:30
Mensajes: 1021
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Miguel:

"ENTRÓ, ENTRÓ"

Imagensube imagenes

Famosa frase que inauguró el periodista Juan José Castillo, que tú como longevo recordarás, en los partidos de baloncesto por Tv.
(A modo de anécdota, se recuerda su famosa frase "Entró, entró", pronunciada en la retransmisión de una eliminatoria de la Copa Davis entre España y Australia en 1967 y, después, de manera habitual)

_________________
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 8

Imagen


2017 04 19, 12:44
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Cartas de un soldado (y VI): vuelta a Ifni y final.

Desde el 15 de Agosto los de mi llamamiento, en la Península, fueron licenciados. A nosotros nos dijeron que deberíamos esperar hasta que llegaran los nuevos reclutas para aprovechar los aviones de ida y vuelta, ya que, al parecer, era más barato tener un mes mas a nuestro llamamiento en IFNI que mandar los aviones de vacío para recogernos, por lo que tuvimos que estar un mes mas. Lo que se notó desde ese día fue un trato especial hacia nosotros, incluso en alguna ocasión, pocas, nos permitieron ir a la playa

Imagen
Cumpleaños en el comedor del Bon

A últimos de Agosto celebramos el cumpleaños de un compañero de la cocina, nos reunimos los que normalmente siempre estábamos juntos y, en el flamante comedor del Batallón, los cocineros nos prepararon una merienda, que terminamos con puros y brandy. Como se puede apreciar en la foto, las mesas de dicho comedor estaban hechas de rollos de alambre de espino y, encima, tablones con los que los zapadores construían los puentes portátiles, los asientos estaban construidos del mismo material.

Una vez que el furriel regresó del permiso de nuevo pasé a la compañía. Esto era ya el 2 de Septiembre. En esa semana realice cuatro cabos cuartel, al lunes siguiente, día 11, hablé con el sargento de semana para que me permitiera salir con los reparadores de líneas telefónicas, ya que era uno de los pocos servicios que me quedaban por realizar, me dio el permiso, por lo que diariamente salíamos a revisar las líneas.

Imagen
Trepadores de postes de madera.

Para tal menester llevábamos con nosotros el material necesario, herramientas adecuadas, un rollo de hilo de cobre, aisladores, trepadores, tensores de palanca, cinturones de seguridad, botas de cuero y guantes. Uno de los días me llevé conmigo la maquina de fotos para que me sacaran unas fotos subido a los postes, para poder decir “yo también estuve allí”. Los empalmes necesariamente se realizaban junto a los postes, también revisábamos que el cable estuviera tensado. Para ello, lo que hacíamos era colocarnos los trepadores, los cinturones de seguridad y trepábamos hasta lo alto, nos amarrábamos con el cinturón y ha trabajar. Colocábamos el tensor en el cable que se había aflojado, y otros dos compañeros hacían lo mismo en el siguiente poste hasta que quedaba bien tensa la línea.

Imagen
Preparado para la reparación de líneas. 2. Compañero subiendo por el poste. 3. Tensando la línea. 4. Víctor subiendo por el poste
5. Los dos juntos reparando la línea

Al termino de la semana, el día 16 sábado, nos dedicaremos a preparar toda la ropa para entregarla, solo nos quedaremos con el petate (este lo entregaré a la llegada a Bilbao en el cuartel de Garellano), y los pocos objetos con los que regresaremos, mi máquina de fotos, un receptor de radio, algún regalo para la familia y la novia, así como fotografías y cartas, muchas cartas recibidas y guardadas, postales, las insignias del camello y las chapas de transmisiones, esas serán todas las posesiones que viajaran conmigo hasta mi casa de Bilbao. Nos podemos vestir de paisano, salir por la ciudad de Sidi Ifni los días 17, 18 y 19 de Septiembre, recorriéndola por última vez, sacar un montón de fotos de los compañeros, recorrer los lugares por los que hemos paseado.

Imagen
1. Víctor de paisano por Sidi Ifni. 2.De paisano Mardones y Víctor.

En esas fechas comienzan a llegar los aviones con los reclutas, poco a poco van marchando los veteranos y por fin, el 19 de Septiembre, me dan el Pasaporte de Viaje por Licenciamiento, la cartilla VERDE, y el Pasaporte de viaje Sevilla-Bilbao. Mañana me toca. Esa noche prácticamente la pasaremos en vela en un rincón de la pista de deportes del Batallón, contándonos nuestras batallitas. Ya amanece, el batallón comienza a despertar, veremos la última formación, el desayuno. Ya estamos nerviosos, todos los de la zona norte de España marcharemos este día, saco mi última foto desde el Batallón al avión que está entrando, cogemos nuestros petates. Son las 11 de la mañana, nos despedimos de los compañeros y marchamos hacia el aeropuerto.

Imagen
Vista de Sidi Ifni desde el Batallón

Imagen
Llegada del avión visto desde el Bon. Mixto de Ingenieros (20-9-1967).


Y por fin, a las 12 horas del 20 de Septiembre de 1967, levantábamos el vuelo y salíamos de IFNI, quizás para no volver más, esta vez con ropa de paisano.

En el tiempo que estuve en el Bon Mixto de Ingenieros, tengo anotados incluso la fecha exacta de los servicios que realicé, todos los realice de cabo.

Refuerzo Bon. Mixto: 2
Refuerzo Gasolinera: 1
Refuerzo Centro Emisor: 3
Guardia Bon. Mixto: 5
Guardia Gasolinera: 2
Cabo Cuartel: 12
Cabo Visita Hospital: 3
A nuestra llegada a Sevilla me reencuentro con mis compañeros de Bilbao, que habíamos sido distribuidos por todos los distintos acuartelamientos de IFNI, nos dirigiremos a la estación y al atardecer sale el tren con destino Madrid, a la que llegaremos de madrugada. Seguidamente nos conducen hasta la estación del Norte, en donde montaremos en el tren con destino Bilbao, llegaremos de noche. Todo el trayecto desde Sevilla nos lo pasaremos contándonos todas nuestras aventuras, a cual mas exagerada, pero a pesar de todo, el viaje se nos pasa en un suspiro, quizás por la culminación de una etapa de nuestra vida.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 21, 10:26
Reporte este mensaje
Perfil
Avatar de Usuario

Registrado: 2013 02 25, 4:38
Mensajes: 2964
Responder citando
Mensaje sin leer Re: CARTAS DE UN SOLDADO
Epílogo

Este es el final de las "Cartas de un soldado" que, hace ya 43 años, fueron escritas en realidad a mi novia casi diariamente. Con la que me casé el 17 de Marzo de 1969, me dio dos formidables hijos, y hoy día, tres nietas estupendas, Aroa de 10, Aimara de 6 e Iratí de 2 años. Para contarle mis vivencias o, simplemente, para desconectar por un tiempo de la realidad que me rodeaba en aquel paraje inhóspito, al que, de alguna manera, he regresado en algunos momentos de mi vida con el pensamiento, y que nunca olvidaré. El cambio tan profundo que experimenté en los 17 meses de mili, desde el 1 de mayo del 66 que comenzó, al 21 de Septiembre del 67 que terminó, y que cambió mi vida para siempre. El término que antiguamente se usaba por nuestros mayores, “en la mili te harás un hombre”, fue verdad. El joven que marchó volvió cambiado, amigos íntimos que hicieron el servicio militar dentro de la península, no regresaron tan duros como yo lo hice, fue la tierra dura de IFNI lo que hizo que cambiara, mi B.I.R., mi Bon. Mixto de Ingenieros, mi montaña de Ussugun, la distancia de más de 1500 Km. desde Bilbao, todo contribuyó a que, para bien o para mal, nada fuera lo mismo desde entonces. Hoy, a mis 65 años, no podré olvidar lo que aquella tierra de IFNI me dió, unos compañeros formidables: “Fernando de San Sebastián”, “Blanco de Mieres Asturias”, “el peluquero Mardones de Muskiz”, “Martín de Orduña” y otros muchos que no recuerdo sus nombres. A casi todos nunca los he vuelto a ver, pero su recuerdo permanecerá por siempre en mi memoria, y una mención muy especial a mi maestro, Matías Pulido, que entonces fue mi Sargento, y con el que, gracias a este Rincón, he podido contactar, y a lo largo del desarrollo de estas cartas, me ha dado nombres ya olvidados, me ha ayudado en la confección de las mismas, corrigiéndome mis errores, por lo que le estaré eternamente agradecido.

Aparte de lo escrito en estas cartas, también hubo momentos duros, difíciles, como no, que he preferido no relatar. Estos siempre se deben olvidar, porque en el tiempo solo perdura lo mejor de cada uno, los malos momentos deben de ser olvidados…



Víctor de Marcos Técnico en Telecomunicaciones. Natural de Bilbao.
Hizo la "mili" en la Cia. de Transmisiones del Batallón Mixto de Ingenieros de Ifni, durante 1966-1967.


Genial relato, los diferentes capítulos de tu relato es muy parecida a los momentos que vivimos en esa epoca los que hizimos la mili, en mi caso en Melilla.
Valoramos el compañerismo y la convivencia con otras personas que pensaban de manera distinta a la nuestra y las respetamos.

_________________
UN AMIGO NO ES AQUEL QUE TE SECA LAS LAGRIMAS, SINO AQUEL QUE EVITA QUE LAS DERRAMES


2017 04 21, 10:41
Reporte este mensaje
Perfil


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 19 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


Puede abrir nuevos temas en este Foro
Puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro