Responder al tema  [ 83 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
" Morir en África " de Luis Miguel Francisco 
Autor Mensaje
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer " Morir en África " de Luis Miguel Francisco
Imagen

El próximo miércoles 5 de Noviembre a las 19:30 h. continuamos con el ciclo de conferencias “Nuestras batallas olvidadas” con “El Desastre de Annual”, conferencia impartida por Luis Miguel Francisco, autor de “Morir en África. La epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual”.
Entrada libre. Aforo limitado.

Como llegar: L'Iber, Museo de los soldaditos de plomo
Calle Caballeros 20-22, 46001 Valencia


https://www.bing.com/maps/default.aspx? ... &mkt=es-MX

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 20, 11:38
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: Conferencia “El Desastre de Annual”
Imagen

Mañana llega a librerías 'Morir en África', una narración viva y emocionante de una de las mayores derrotas de las tropas españolas:
el Desastre de Annual.

Libro (Tapa dura con sobrecubierta) 25.90 €

Libro Electrónico (Epub 2) 14.99 €

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 20, 11:39
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: Conferencia “El Desastre de Annual”
Imagen

Sinopsis

El 22 de julio de 1921 se produjo lo que pronto pasó a denominarse en la historiografía española como desastre de Annual, una de las mayores derrotas que ha sufrido el ejército español, fruto de la retirada de todas las posiciones del frente en respuesta a la presión de la kabilas. Este suceso se saldó con la muerte de casi diez mil soldados y tuvo graves consecuencias políticas en la España de Alfonso XIII.

Morir en África reconstruye el día a día de las tropas españolas destinadas en Marruecos y muestra, desde el punto de vista de los soldados, cómo y por qué se produjo la derrota del ejército español frente a las tropas rifeñas del cabecilla Abd el Krim. Es esta una narración cargada de heroísmo y cobardía, de compañerismo y miseria, y de lealtades no siempre correspondidas. También es la historia de Melilla y la de miles de familias que perdieron a los suyos o fueron a su reencuentro. El resultado de este gran debacle sumió a España en un luto que, en parte, aún permanece en nuestra memoria.

Luis Miguel Francisco consigue, con un texto inmediato y trepidante, reconstruir una realidad que se lee con turbación, euforia a veces, terror en ocasiones, y angustia siempre. Todo ello refrendado a través de cientos de documentos inéditos hasta el momento. Un ensayo único que, por su cercanía y rigor, está condenado a convertirse en un clásico.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 20, 5:39
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Hoy oficialmente sale a la venta "Morir en África", y para celebrarlo una minúscula muestra del libro y una obra de arte recién terminada que se presentará en Valencia
el 5 de noviembre... óleo sobre lienzo de Jose Ferre Clauzel.

La acción se sitúa en el Cauce seco del rio Igán, 23 de julio de 1921, en la famosas cargas de Igán....el teniente Font de Mora ha vuelto a perder su caballo, cabalga en la
grupa de la montura de un cabo y muestra el sable Puerto Seguro,ensangrentado:

«Mirad, mirad, sangre mora; le he atravesado departe a parte». (pág. 290)

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 21, 6:16
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Posición de Igueriben, madrugada de 20 de julio de 1921...
"Y al poco tiempo un emisario de el Jatabbi «se acercó a la alambrada. Es un sobrino de Abd el Krim, llamado Hamed, que según dice estuvo en España de
intérprete y preparándose para Correos. [Les invita] a entregar la posición y armamento a cambio de respetarles la vida»*. Igueriben no lo acepta, informa
de lo sucedido y Annual contesta: «Resistid esta noche y mañana os juramos que seréis salvados, o todos quedaremos en el campo del honor».* Además
se les informa que al día siguiente el mismo general Silvestre mandará la operación. «Todos lloraron al recibir el telegrama repitiendo Viva España, Viva el
rey y a nuestro comandante».

* (Morir en África, la epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual, pág. 203). En la foto el Comandante Benitez, Jefe de la Posición de Igueriben.
Foto del Archivo de Santiago Domínguez Llosa. No incluida en el libro.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 22, 12:16
Perfil

Registrado: 2013 06 22, 4:22
Mensajes: 39
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


2014 10 25, 11:42
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

'Morir en África' está narrado a través de dos de los protagonistas del Desastre de Annual. Uno de ellos es el teniente Arcos y Cuadra,
uno de los héroes de esta historia de sacrificio que costó la vida a todo un regimiento.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 25, 5:46
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

«No ha faltado quien ponga en duda el comportamiento de los jefes, oficiales y tropa en la trágica retirada de Annual.
Puede y no se puede negar que en aquel día alguien faltara a su deber; que algunos se llenaron de pánico perdiendo la
serenidad, puesto que hubo hasta quien perdió el habla y otros se volvieron locos, pero el conjunto fue de una sublime
grandeza y aisladamente se cuentan actos de extraordinario valor, proezas sin cuento y pujanzas sin límites rayanas
en el más grande heroísmo. Epopeya sangrienta que no se borrará jamás de la mente de los que quedaron vivos.»

Teniente coronel Manuel Ros.Melilla, 2 de octubre del año 1921

Citado en "Morir en África. La epopeya de los soldados españoles en el desastre de Annual", pág. 498.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 25, 5:54
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 26, 1:29
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Luis Miguel Francisco
Hoy ha salido un artículo en la luz de Melilla a toda página, hablando de "Morir en África".
Lo comparto y agradezco la entrevista al diario La Luz de Melilla.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 30, 2:23
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "

«El general Silvestre, que era el comandante general de Melilla, asistió a estos actos con las representaciones del arma en África. Hablando con varios jefes nos dijo que dentro de poco tiempo pisotearía Alhucemas, soltando una carcajada típica de él. Era muy simpático, y tenía mucha fama por su valor y genialidades».
(Morir en África, la epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual, pág. 85.)
Foto AGMM, coloración de Manuel Valladolid.


Imagen

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 10 30, 8:38
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Salafranca murió en Abarrán. Años después se le concedió la Laureada por su actuación, aunque muchos hablaban de que ya se la había ganado en 1917 en el Biut,
donde tuvo una polémica muy sonada con el de por aquella época capitán Franco en relación con esa condecoración… en Abarrán Salafranca supo luchar y morir,
copio un fragmento del episodio:
“El capitán Salafranca ha ordenado calar bayonetas y grita: «¡Que los más valientes vayan al frente de Artillería!»,* al tiempo que les alienta a «¡no tirar al aire,
portaos como hombres, apuntad bien al enemigo, pues de vosotros depende la salvación de todos!».* En ese preciso instante Salafranca recibe un disparo en el
hombro y vuelve a dirigirse a sus hombres en los mismos términos, añadiendo que nadie tuviera que decirles nada de ellos ni de su conducta. El sargento Vidal ha
observado que le han dado a su capitán y corre a socorrerle. Salafranca le pide un papel, quiere escribir a su madre. Y lo hace sobre la espalda del sargento. Todavía
continúa su defensa, pero se desangra, hasta que otro disparo «le hace caer en brazos del sargento Ramiro Álvarez Astray, en los que fallece ordenando la resistencia».

(Morir en África. La epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual. Pág. 64).
Foto Archivo del autor, coloreada por Manuel Valladolid.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 03, 2:15
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Una de las piezas de colección más comunes sobre la Campaña de Marruecos es precisamente la medalla de las Campañas de Marruecos,
donde se añadían los pasadores correspondientes dependiendo de la zona de acción del participante. Larache, Tetuan, Ceuta o Melilla...
en la foto dicha medalla con pasador Melilla. La condecoración estuvo vigente hasta la caída de la monarquía.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 03, 2:24
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Luis Miguel Francisco, el autor de 'Mori en África', es un especialista en temas militares, pero también un apasionado coleccionista que
tiene joyas como esta: un sable como los que usó en Igán el Regimiento Alcántara el 23 de julio de 1921.

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 03, 10:33
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

MORIR EN ÁFRICA. LA EPOPEYA DE LOS SOLDADOS ESPAÑOLES EN EL DESASTRE DE ANNUAL.
La portada del libro con un poco de color.


Imagen

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 05, 1:39
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Me manda mi amigo Javier, que gestiona los imprescindibles blogs del Desastre de Annual y los nombres del Desastre, una foto del teniente Camino, muertos en Abarrán, que ahí os dejo con una mínima porción de libro, como de costumbre.
"Abarrán está perdida, ya no se puede hacer nada por la posición. El teniente Camino se retira con sus soldados y descresta pistola en mano junto al cabo Francisco Fernández Quiroga, al que le dice: «Corre, Fernández, a ver si nos podemos salvar».* Ya están fuera de la posición, pero morirá pocos minutos después".

(Morir en África. La epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual, pág. 68).

Luis Miguel Francisco

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 07, 2:05
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

Todo un éxito en asistencia y venta total de todos los ejemplares... otra vez con los amigos del Museo Liber...

Imagen

Imagen

Luis Miguel Francisco

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 07, 2:15
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 07, 2:16
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 07, 2:18
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 07, 2:19
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

En la fotografía el teniente coronel Millán-Astray. Foto SHM. Color Manuel Valladolid.

El 23 de julio de 1921, Melilla está perdida, los sucesos de Annual ya se habían hecho eco en la ciudad que se sentía sin protección y amenazada, pero desde la noche del 21 de julio La legión ya está en marcha, han sido dos duras jornadas de marcha pero el 23 ya están preparados para partir desde Ceuta.

Fragmento de “Morir en África. La epopeya de la tropas españolas en el Desastre de Annual”. (Pág. 277)

“Las banderas ya están reunidas en Ceuta. Millán-Astray las forma y lanza uno de sus habituales discursos en forma de arenga: «¡Legionarios! De Melilla nos llaman en su socorro. Ha llegado la hora de los legionarios. La situación allá es grave; quizá en esta empresa tengamos todos que morir. ¡Legionarios!, si hay alguno que no quiera venir con nosotros, que salga de la fila, que se marche; queda licenciado ahora mismo... Legionarios, ahora, jurad: “¿Juráis todos morir, si es preciso, en socorro de Melilla?” “¡Sí, juramos! ¡Viva España! ¡Viva el rey! ¡Viva la Legión!”, gritaron, levantando los chambergos en el aire. Y emprendimos la marcha hacia el muelle, desfilando a los alegres sones de “La Madelon”.»

Luis Miguel Francisco

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 08, 2:17
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Esta mañana he participado en "Para todos La 2" en una charla sobre el Desastre de Annual. Aquí os dejo el vídeo,
espero que os interese.


http://www.rtve.es/alacarta/videos/para ... l/2856540/

Luis Miguel Francisco

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 12, 6:52
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "

Aquellos muertos bajo el sol de África

Por Luis Miguel Francisco

Imagen
Arco del Monte Arruit después del asedio

El 21 de julio de 1921 la posición de Igueriben ha caído después de un largo asedio, apenas quedaban municiones, y la sed había podido con todo, sus defensores se han visto obligados a beber primero el agua de los botes de conserva y a engañar a la sed con patatas machacadas… más tarde la única opción serán orines con azúcar, para eliminar el amargor, tinta o incluso líquido limpiabotas, cualquier cosa para calmar la horrible sed ante los ojos expectantes de Annual, la posición desde donde prometían su salvación. De nada han servido los mensajes que por heliógrafo había mandado el comandante Benítez, jefe de la posición: “Parece mentira que dejéis morir a vuestros hermanos, a un puñado de españoles que han sabido sacrificarse delante de vosotros”. Para que más tarde el propio general Silvestre, jefe de la Comandancia General de Melilla, le ordenara capitular. Indignado, Benítez responderá que “los oficiales de Igueriben mueren, pero no se rinden”.

Minutos después la posición está ya en llamas, y la harka entra gumía en mano, la masacre se hace cuerpo… todos los oficiales menos uno serán aniquilados por el enemigo o se suicidarán. No ha habido perdón para nadie: “Los moros entraban en ella como fieras, saltando las alambradas por dónde y cómo podían para rematar a los heridos y para coger el botín”. La caída de Igueriben, que tiene su prólogo en la posición de Abarrán, será el punto definitivo de inflexión hacia el Desastre de Annual. Apenas sobrevivirán un puñado de hombres de los más de 300 que defendían, según lo definió el propio comandante Benítez [en la foto de abajo], “ese corralito”. Han resistido hasta superar lo humanamente posible.

Imagen

Silvestre, el general en jefe, está afectado, junto con unos mandos “sumidos en amargas reflexiones”. La visión de la caída de una posición, que se montó bajo la premisa de ser inexpugnable, está pudiendo con todo. El propio general ha ordenado que prácticamente todos los soldados de la zona de Melilla se concentraran en Annual para salvar Igueriben. Ha reforzado la retaguardia con hombres que ocupaban destinos burocráticos, números al fin y al cabo, y aún así no se ha podido rescatar a los de Igueriben.
La posición posiblemente lo tenía todo para ser defendida, pero contaba con uno de los verdaderos talones de Aquiles de aquellas posiciones africanas, no disponía de agua, y los convoyes de suministro debía ser diarios. Igueriben ha resistido cuatro días sin agua ante un sol de justicia en un verano infernal. La harka se va a ensañar con los muertos, después de robarles, no bastaba simplemente con matarles, había que ser fieles al dictamen de la sura: “Cuando encontréis infieles, matadlos hasta el punto de hacer con ellos una carnicería”. Igueriben fue eso, pero también todo lo que le precedió, una resistencia que se convertirá en un ejemplo de entereza para los futuros soldados de España. Se darán dos laureadas, una a Benítez y otra al capitán La Paz, que pistola en mano ha llegado al cuerpo a cuerpo hasta que él decidió su final.

Silvestre ordena llamar a los jefes más caracterizados, han pasado horas desde lo de Igueriben pero la exposición de los hechos es absolutamente devastadora y esclarecedora. “Señores, el enemigo vendrá muy pronto sobre el campamento; es numeroso, está bien dirigido y, como todos hemos visto, emplea eficaces procedimientos de asedio”. Poco después propone la retirada como mejor solución y ante la algarabía propia del momento continúa diciendo: “La operación, aunque nos cueste un 50% en bajas, será preferible a quedarse aquí donde no saldremos ninguno”. Más tarde pidió oír la opinión de todos. Y hubo para todos los gustos, incluso el coronel Manella, el jefe del Regimiento Alcántara, dijo que había que “sucumbir luchando como habían hecho los defensores de Igueriben”, pero entre aquel guirigay de opiniones Silvestre la resuelve de plano en uno de sus altaneros arranques: "Yo asumo la responsabilidad de la operación y la de ordenar la evacuación de esas posiciones. De ello voy a dar cuenta al Gobierno, y respondo yo con mi persona y empleo, y acuérdense de esto el día de mañana”.

Aquella noche la actividad es frenética, los telegramas a Madrid y Ceuta, donde está Berenguer, general en jefe del Ejército en África, son continuos. De Ceuta ya empiezan a moverse unidades para ir al rescate de Melilla y desde Madrid también comienzan a ordenar mandar a los primeros regimientos expedicionarios. Silvestre emplaza a sus oficiales para un reunión al día siguiente por la mañana y hace prometer que aquella decisión no debe salir de la boca de nadie. Mientras tanto el enemigo está a pocos metros de las alambradas, especialmente cerca del sector de las unidades Regulares Indígenas Españolas, verdadera punta de lanza del ejército español. Les gritan, y exclaman con esos alaridos guturales típicos, les piden en alta voz: "Dejar a esos perros y veniros con nosotros que somos vuestros hermanos. Os mandaría un moro y no esos españoles”. La tensión es máxima durante la noche y pocos son los que descansan. Los oficiales vigilan no sólo al enemigo sino a los suyos “para pegarle un tiro al primero que flaqueara o hiciera alguna manifestación de simpatía al enemigo”.

Por otro lado, el Estado Mayor y Silvestre en su frenética actividad de esa noche, va a ordenar al Regimiento Alcántara que monte una nueva posición que sirva de retén para defender esa nueva línea a la que todos deben retroceder… la decisión parece tomada.

Imagen
Típica posición española en el norte de África

En el amanecer del día 22 de julio de 1921 el sonido no puede ser otro que el de los disparos. Silvestre apenas cuenta con municiones para un combate serio, las tropas están moralmente hundidas y duda. El caíd de Beni Said le pide que reflexione: “General: si te retiras, mira que kabila abandonada es kabila sublevada”, o sea más enemigo que aparentemente es amigo. Silvestre todavía se debate entre la crucial decisión de retirarse o no de Annual, y al final ha decidido no hacerlo, no se va a replegar, y hace llamar a sus oficiales más caracterizados para decírselo y volver a pedir opiniones… y mientras los pareceres de unos y otros brotan se informa de que cinco numerosas columnas de enemigos iban hacia allí.

Apresuradamente el Comandante General comprueba que aquello es cierto y ordena precipitadamente la retirada. “Nuestros equipajes, toda la impedimenta, quedarán abandonados; los víveres, los enseres para la confección de las comidas, lo mismo. Solo hemos de llevar las cajas de municiones que buenamente se pueda”, hay que entretener al enemigo con el hurto y dar tiempo a los soldados a alcanzar Ben Tieb, son horas de marcha en un terreno abrupto, montañoso, imposible. Silvestre informará a Berenguer por medio de un telegrama, son las 10.50 horas. “Contestando su telegrama, después de consejo de jefes, y ante numeroso enemigo que viene en columnas, aumentando por momentos, y no contando más que con cien cartuchos por individuo, ordeno la retirada sobre Izummar y Ben Tieb, haciendo todos lo posible por llegar a este punto”.

El desorden en la posición de Annual es descomunal. “Las acémilas que pasan a recoger enfermos y heridos se cruzan y estorban con las que han de salir, con las de artillería que esperan, con los caballos de silla, con las parejas de soldados que entran y salen llevando cubas y cantimploras, con nuestros mismos jefes y ayudantes que nos escoltan”. El mismo Silvestre, que está a ratos en el parapeto, disparando junto al caíd de Beni Said, ha ordenado proteger a los heridos, “salvarlos como una reliquia” dirá, al tiempo que apremia a todo el mundo a salir cuanto antes. Las tropas indígenas españolas se dan cuenta de lo que está pasando y pronto comienza la defección, especialmente las unidades de la Policía Indígena, que dispara contra sus oficiales y más tarde contra la columna en retirada, aumentando más si cabe la tensión y el caos.

Las tropas empiezan a salir de Annual desordenamente, contagiadas por los disparos. Silvestre en los alrededores de la puerta principal anima a la tropa a abandonar el recinto con ímpetu, aunque a ratos se le ve “inmóvil en el parapeto de Annual, contemplando con la mirada extraviada el fracaso definitivo de su labor”. “En media hora se hizo el abandono del campamento”. Apenas queda ya la sección de extrema retaguardia, del regimiento Ceriñola, al mando del sargento José Montserrat Castejón.

Imagen

El Estado Mayor tira de Silvestre [en la imagen, foto AGM], que no quiere abandonar la posición, discute con el coronel Morales, que le dice que “para qué va a quedar él allí solo”. El comandante General ha decidido morir. Nadie va a poder con aquello. El fuego ya es intenso y el enemigo está por todos los lados. Varios oficiales de su Estado Mayor han muerto alrededor de su general y poco después el mismo Silvestre recibe un impacto de bala en una pierna. No se lo piensa, coloca su pistola "y se disparó un tiro en la barbilla”. No pudo aguantar lo que sabía que burocráticamente se le venía encima.

A partir de la retirada de Annual, las posiciones fueron cayendo en cascada, de las más diversas maneras, la columna central, los provenientes de Annual, Drius, Batel, Tistutin, junto con los de otras posiciones, terminaron en Monte Arruit, eran unos 3.000 hombres, sin duda la reserva espiritual del ejército en África. Resistió incluso cuando se le ordenó que capitulara, y el 9 de agosto de 1921 después de una rendición pactada con muchas dudas y a cambio de prácticamente sólo una condición: salvar la vida. Comenzó la rendición. Nada de todo aquello se respetó. Los kabileños se abalanzarán de manera despiadada contra los restos del masacrado ejército del general Silvestre que 19 días antes decidió abandonar Annual y al que sólo se le dio una vez más una opción: Morir en África.

Imagen
Un cadáver en los alrededores de Monte Arruit.

Las cifras del Desastre de Annual ni han sido, ni son, ni serán nunca exactas, como no lo puede ser nada en un escenario dominado por el caos y el abandono. Los estudios más recientes cifran en algo más de 9.500 los soldados españoles que dejaron la vida en el Rif aquel verano de 1921. Por otro lado, la reacción de España fue unánime y desde todos los rincones se clamó venganza. A partir de ese momento España empezó a abastecer de material adecuado a las tropas coloniales. Unos soldados, los de aquel verano de 1921, que no disponían de la mayoría de los avances tecnológicos a los que el mundo, por medio de la Gran Guerra, había llegado. Que sin duda estaba poco instruido, mal equipado y peor armado.

El ejército expedicionario que salió de todas las partes de España pudo ser testigo de la locura de Annual. “La lucha en sí era lo menos importante. Las marchas a través de los arenales de Melilla, heraldos de desierto, no importaban; ni la sed y el polvo, ni el agua sucia, escasa o salobre, ni los tiros, ni nuestros propios muertos calientes y flexibles, que poníamos en una camilla y cubríamos con una manta; ni los heridos que se quejaban monótonos o aullaban de dolor. Nada de eso era importante, porque todo había perdido su fuerza y sus proporciones. Pero ¡los otros muertos! Aquellos muertos que íbamos encontrando, después de días bajo el sol de África, que vuelve la carne fresca en viveros de gusanos en dos horas; aquellos muertos mutilados, momias cuyos vientres explotaron. Sin ojos o sin lengua, sin testículos, violados con estacas de alambrada, las manos atadas con sus propios intestinos, sin cabeza, sin brazos, sin piernas, serrados en dos. ¡Oh, aquellos muertos!”.


Luis Miguel Francisco (Madrid, 1973), especialista en historia militar, es autor de Morir en África (Crítica).

http://blogs.elpais.com/historias/2014/ ... nnual.html

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 13, 8:16
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "

HISTORIA Desastre de Annual Mal armados, mal entrenados, mal alimentados.

Un minucioso estudio, con numerosos documentos inéditos, del ex militar Luis Miguel Francisco devuelve a la actualidad aquel negro episodio de la historia de España.
'Morir en África. La epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual' relata las ínfimas condiciones en las que luchó una tropa sin preparación.

Imagen

Si el final del siglo XIX fue malo para España, que sufrió el Desastre, así con mayúsculas, del 98, los primeros años del XX también tuvieron alguna página negra que ha pasado a la historia con el mismo calificativo, como el llamado Desastre de Annual. Aquella derrota ha quedado en la memoria colectiva y, desde luego, en la memoria del ejército español.

Luis Miguel Francisco, especialista en historia militar (y militar, retirado, él mismo) que ya dedicara al asunto un libro más sintético, 'Annual 1921. Crónica de un Desastre', lo constató cuando ingresó en el ejército hace más de 20 años. "Casi nadie hablaba de la guerra civil, aunque permanecieran las placas; se hablaba más de la guerra de Marruecos, yo oí hablar más de Marruecos que de la guerra civil. El mito, el recuerdo estaba ahí, en las palabras que te dirigía el instructor. Todo eso está latente", dice.

Luis Miguel Francisco vuelve ahora a esa herida, a la que aborda de un modo mucho más minucioso en un volumen de más de 500 páginas de texto y otras cien de anexos: Morir en África. 'La epopeya de los soldados españoles en el Desastre de Annual' (Crítica).

El subtítulo es significativo porque lo que el autor ha querido hacer, según sus propias palabras, es ocuparse de los aspectos militares más que de los políticos, y especialmente de las vivencias de los soldados. Por eso, entre los numerosos documentos inéditos con los que ha trabajado, se ha centrado en diarios de soldados y oficiales; y entre ellos, ha escogido como hilo conductor del libro el del alférez de complemento Juan Maroto y Pérez del Pulgar.

La personalidad de Maroto ya destruye algunos tópicos y mitos sobre los militares africanistas. Perteneciente a las llamadas cuotas, es decir, al grupo de los que podían reducir el tiempo de su servicio militar pagando una cantidad al erario público, Maroto fue voluntariamente a Marruecos, para cubrir bajas de su empleo, donde fue destinado al regimiento de cazadores de Alcántara, 14º de caballería. Maroto era un aristócrata (hijo del marqués de Santo Domingo y de la marquesa de Pozoblanco) culto y políglota. Ya en el viaje a Melilla, Maroto coincidió con un teniente amigo suyo, José Arcos Cuadra, también de familia aristocrática, en la que había gentilhombres de Alfonso XIII, también culto, políglota y melómano. El libro escrito por sus familiares, contando la odisea de su búsqueda, es otro documento importante en el que se basa el trabajo de Luis Miguel Francisco y que en cierto modo cierra el puzzle de lo que fue Annual.

Las razones

Que fue, ya se ha dicho, un desastre. ¿Razones? Tras otra grave derrota anterior en Marruecos, la del Barranco del Lobo en 1909, que estuvo en los orígenes de la Semana Trágica, se cambió la forma de actuar, explica el historiador. Se echa mano más del soldado indígena, dejando a los españoles en posiciones de retaguardia. Por eso no se les instruía mucho.

"El armamento, además, no era ni siquiera el empleado poco antes en la Gran Guerra; era peor, no había, por ejemplo, carros de combate, que ya se habían usado en la guerra del 14, las ametralladoras funcionaban mal por el polvo y el calor. Eran soldados de reemplazo y poco preparados. Los del regimiento Alcántara eran del reemplazo de mayo, o sea, recién llegados. Los suboficiales también eran de reemplazo. No era un ejército profesionalizado como lo entendemos hoy, y la Legión empezaba a surgir", relata Luis Miguel Francisco.

Fueron aquellos soldados mal pagados, mal entrenados, mal armados, y mal alimentados los que lucharon y sufrieron en Annual. Y como lo de llamarles soldados casi les viene grande por todo lo dicho, Francisco prefiere hablar a menudo de hombres, más que de soldados. "Los soldados de verdad eran los indígenas". Pese a todo, los reclutas españoles se portaron bien.

Otra circunstancia que coadyuvó al desastre fue el terreno. "Aquello es una montaña; es un terreno imposible, lleno de cortados. El frente era muy amplio, de 60 kms; y las comunicaciones entre las posiciones, difíciles, estaban casi aislados". Terreno, además, dudosamente amigo. Las 'harkas' amigas sólo lo eran presuntamente; y estaban armadas. "Eso creaba problemas cuando desertaban".

Y el agua. O su falta. "Las posiciones se establecían más por motivos políticos que militares, en sitios pensados para evitar la sangre, alejados de los poblados", sigue explicando Luis Miguel Francisco. "Pero por eso mismo en ellos escaseaba o faltaba el agua. No solía haber posiciones que contaran con agua, lo que obligaba a hacer las aguadas, salidas para conseguirla, que eran una fuente de riesgo".

Soldados poco profesionales, 'harkas' dudosamente amigas, terreno directamente adverso... ¿Faltaba algo más? Sí: un jefe dubitativo. El general Silvestre, Manuel Fernández Silvestre, "dudaba mucho, es alguien muy complejo, pero, desde luego, es el modelo de la contraorden".

Las condiciones estaban dadas para una terrible derrota, que, cuando se produjo, se resumió en dos palabras: desmoralización y desbandada. "Pasó de todo", matiza Luis Miguel Francisco, "también hubo muestras de heroísmo dentro de la desbandada. El mito es el de la desbandada. Al final, el soldado de verdad era el indígena, y cuando éste duda o se pasa al enemigo, al soldado español le resulta muy difícil aguantar. Es muy fácil desequilibrar a un ejército así. También influyó la desorganización militar, la serie de órdenes y contraórdenes, lo afectada que estaba la tropa tras la caída de Igueriben. Y que una retirada es la maniobra más complicada desde el punto de vista militar".

Bajas sin nombre

Pero si el Desastre mereció ese nombre fue por la cantidad de bajas y por las circunstancias en que se produjo. En cuanto a la cifra de bajas, de varios miles, nunca se podrá saber con precisión, explica Francisco. "El sol africano hacía imposible identificar cadáveres; por eso es imposible dar cifras exactas de muertos y desaparecidos. También porque hubo prisioneros que se integraron con los moros y se quedaron a vivir con ellos, reconstruyendo su vida. Otros desertaron y llegaron hasta su pueblo".

Las circunstancias de crueldad y sadismo empleados por los rifeños están también en el origen de que Annual sea la herida que es. "No me cebo con las crueldades", dice el historiador, "pero tampoco lo oculto. Hay documentos inéditos con expedientes que se abren precisamente por los rumores que corren sobre esas barbaridades cometidas por los moros. Les hacían de todo: rajaban tripas... Dependía del tiempo que tuvieran para hacer barbaridades. Las moras machacaban cabezas que habían sido degolladas, robaban; han aparecido cráneos aplastados".

Y sin embargo, Luis Miguel Francisco dice en su libro que no hubiera deseado estar en otro sitio en el verano del 21. "Es cierto, es una contradicción, es un poco inexplicable, pero es así, me sigo sintiendo militar", dice. Un militar que lleva años investigando la historia de Annual, por la que se sintió atraído desde los primeros 90, cuando ingresó en el ejército. A finales de esa década empezó a investigar. "Encontré mucha documentación y me descubrí una vocación bibliófila que me llevó a recoger todos los testimonios".

En 2005 sacó el primer libro ya citado, más breve y sintético. Luego se le cruzó (es su expresión) el tema de Irak, y publicó, junto con Lorenzo Silva, 'Y al final la guerra'. Pero, poseído ya por Annual, siguió investigando. "Hay mucha documentación no ordenada, pero a la que se accede; el ejército es amable y menos hermético de lo que se pueda pensar. El problema de los archivos intermedios es clasificarlos; yo me moví mucho con el de Melilla, del que salen muchos inéditos. En Madrid y en Segovia hay muchos expedientes de juicios contradictorios; en algunos de ellos te encuentras descrita una batalla. Lo de Annual no tiene fin".

"Me sorprendió la Real Biblioteca, en la que hay dos o tres documentos inéditos; para Alfonso XIII, Annual fue traumático", sigue detallando su ardua labor de bendito roedor de biblioteca.

Y pese a la abundancia de documentos, y a la herida que supone en la memoria de los españoles, constata que "Annual se ha estudiado poco, y menos desde el punto de vista del soldado, de sus sensaciones... Un libro tan amplio como éste no existía", dice. "En otros, los episodios colaterales a Annual no se tratan más que de pasada, y hay que tener en cuenta que había más de 130 posiciones. El último libro serio sobre el tema es el de Juan Pando, del 99".

Aunque no ha querido entrar en los aspectos políticos, Luis Miguel Francisco no rechaza una pregunta sobre la supuesta influencia de Annual en el golpe de Estado de Primo de Rivera de dos años después. "Todo suma. El desgobierno en España era máximo, con el protagonismo de los militares en el poder, algo que odio. Annual influyó en todo aunque no fue decisivo en nada. Primo de Rivera perdió allí a un hermano. Que el militar se metiera tanto en política es algo que el ejército arrastra todavía, por eso es tan hermético y tiene tantos complejos. Lo de Primo fue un error. Yo estoy contra el papel político del ejército, contra el error de entender al militar como político


http://www.elmundo.es/cultura/2014/11/1 ... b456c.html

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 17, 1:21
Perfil
Administrador

Registrado: 2011 10 29, 7:44
Mensajes: 30006
Mensaje sin leer Re: " Morir en África "
Imagen

En la foto el coronel Morales (Archivo Santiago Domínguez Llosa), coloración de Manuel Valladolid. Morales es el jefe de la Policía Indigena... uno de los principales personajes del Desastre de Annual. Copio un fragmento de la retirada de Annual.

"Morales lo tiene claro y le dice que «no hay salvación ninguna, lo único que cabe es hacer el mayor daño al enemigo, si alguno consigue salvarse, todo eso se encuentra. Como no se hacía posible la evacuación de ningún género nos pidió le jurásemos sería rematado por nosotros en caso de no poder continuar la marcha a fin de no quedar vivo en poder de los rifeños. Se lo prometimos así, desde luego a la recíproca»

Luis Miguel Francisco

_________________
Honor y Gloria a los que dieron su vida por España


2014 11 18, 12:58
Perfil


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 83 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro